Cambio de especie

Sociedad · F.H.
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 5
2 junio 2021
Es un misterio: por qué nosotros, los homo sapiens, que éramos físicamente más débiles sobrevivimos y los neandertales se extinguieron. Los neandertales eran más fuertes.

Ahora un grupo de investigadores de la Universidad de Granada parece que han encontrado la solución al enigma, los sapiens éramos, somos más creativos, más capaces de inventar, teníamos más deseo de vivir en sociedad, éramos más sociables. Lo escribo en pasado porque decididamente se están perdiendo algunas de las características que nos distinguen como especie, sobre todo en lo de la sociabilidad.

El mecanismo es relativamente sencillo: un grupo, habituado a los arrebatos nacionalistas, repite que todos sus miembros se encuentran amenazados. No importa que ese grupo esté gobernando, o que tenga las riendas del poder desde hace años. Lo importante es aprovechar, cultivar, calentar el victimismo. Para alimentar y calentar el victimismo no son necesarios datos reales, en ese grupo lo único real es el sentimiento de amenaza, el peligro que representan los otros que vienen a quitarnos lo nuestro. La culpa es de los otros. Hay que explotar los sentimientos y olvidarse de la razón. Hay que buscar un chivo expiatorio.

Para que el mecanismo funcione el otro tiene que ser despersonalizado, los guardias civiles y los policías nacionales no tienen familia, no se mueren por el coronavirus, son las fuerzas de ocupación. Los menores no acompañados que se echaron al mar para buscar un futuro mejor no son niños como los nuestros, son potenciales violadores, potenciales asesinos y vienen a robarnos el pan y la sal. Si se usa bien el mecanismo, si se despersonaliza correctamente al otro, si se alimenta bien el victimismo, la cosa funciona.

Se puede, por ejemplo, encontrar razonable que en Cataluña no se vacune a los guardias civiles y a los policías nacionales; en el fondo, en el fondo, son menos personas. Se puede, por ejemplo, presentar en la propaganda electoral a una anciana con una pensión mínima como víctima de un supuesto despilfarro para atender a menores migrantes que han llegado a España sin estar acompañados. Da igual que las cifras usadas no sean ciertas. A este paso, a base de hacer de los otros menos personas, o personas de segunda, iremos convirtiéndonos en otra especie, perdiendo la sociabilidad del sapiens.

Noticias relacionadas

Cultura católica y sentido común
Sociedad · Joan Mesquida Sampol
Joan Mesquida Sampol responde al artículo publicado en estas páginas por Costantino Esposito sobre la tensión entre tradición y novedad cristiana. Para Mesquida Sampol la secularización no supone dificultades insalvables para creer en Dios, pero sí que hace prácticamente imposible creer en...
13 junio 2024 | Me gusta 4
Taylor Swift y el deseo infinito de amar y ser amado
Sociedad · Isabella García-Ramos Herrera
El huracán de The Era’s Tour llega esta semana a Madrid, trayendo consigo a miles de fans (swifties) a las puertas del Santiago Bernabéu para disfrutar del espectáculo de más de tres horas durante los días 29 y 30 de mayo. Frente a semejante fenómeno, vale la pena preguntarse ¿quién es...
28 mayo 2024 | Me gusta 8
La verdad es adecuación a la realidad
Entrevistas · Juan Carlos Hernández
Entrevistamos al autor de "El dilema de Neo" (Rialp). La lucidez sirve para buscar la verdad y solo la encuentran quienes se enamoran de ella, aunque entrañe sacrificios, pero a la vez conlleva satisfacciones. La lucidez y el asombro van juntos....
27 mayo 2024 | Me gusta 0
El pistolero Abel, la bandera blanca y el reposo en el pecho del Maestro
Sociedad · Pierluigi Banna
"Descubrir que no estás a la altura da miedo". Son  palabras que pronuncia el protagonista de la última novela de Allesandro Baricco, el intrépido pistolero Abel Crow (Abel). Le confiesa a su maestro que siente un inextirpable poso de miedo: es como una piedra que intenta esconder en el fondo de...
23 abril 2024 | Me gusta 3