Cae el Alcalde de Roma, Ignazio Marino

España · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 1.922
13 octubre 2015
Al final, acabó sucediendo. Ignazio Marino, Alcalde de Roma desde el año 2013, ya no es el máximo dirigente local de la capital italiana. El pasado jueves 8 de octubre, tras meses de polémica en torno a su persona, anunciaba su intención de renunciar al cargo, renuncia que se ha hecho efectiva cuatro días después, ya que ha informado de su renuncia a formar un nuevo gobierno y someterlo a la confianza del consistorio de la ciudad. El Prefecto de Roma, Franco Gabrielli, será quien nombre a un comisario extraordinario para que administre la ciudad hasta que se celebren nuevas elecciones. Lo más llamativo de todo es que Marino ha acabado cayendo cuando se ha puesto en cuestión la principal virtud que le reconocían los romanos, y que no era otra que su honestidad. Un viaje no justificado a Estados Unidos, unos gastos supuestamente de representación sufragados con el dinero del ayuntamiento de la ciudad y, sobre todo, la falta de apoyo de su partido han sido suficiente para tumbar a un hombre que se habían convertido más en un problema que una solución para la Ciudad Eterna

La posición de Marino comenzó a tambalearse cuando, a finales de septiembre, tras su regreso de Cuba y Estados Unidos, el Papa Francisco declaró que ni él ni sus colaboradores habían invitado al Alcalde de Roma al Encuentro con las Familias que había tenido lugar en la ciudad norteamericana de Filaldelfia, frente a lo que Marino había dado a entender. A todo ello se añadía el hecho de la publicación por parte de la prensa italiana de pagos realizados por el primer edil con la tarjeta destinada a gastos de representación, no para esos fines (como una comida con un representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS) o una cena con representantes de la Comunidad de San Egidio) sino, en realidad, para celebraciones familiares en restaurantes cercanos a su casa y en días festivos o fines de semana y no de trabajo. Aunque Marino aseguró que devolvería los 20.000 euros gastados con la tarjeta municipal, el vicealcalde y tres asesores presentaron de inmediato su dimisión y tanto la oposición como su propio partido pidieron la cabeza de Marino.

El Alcalde de Roma no tuvo entonces ya más remedio que dimitir, presentándose como una víctima de la mafia (que ahora se sabe que lleva años infiltrada en la capital), de la oposición e incluso de su propio partido. Eso sí, no sin antes escribir una carta abierta a los romanos en la que aseguraba haber ´(…) cambiado un sistema de gobierno basado en la aquiescencia a los lobby, a los poderes incluso criminales. No sabía hasta qué punto era grave la situación, hasta qué profundidad había llegado la complicidad político-mafiosa´.

Sin embargo, lo afirmado por Marino no da la impresión de corresponderse totalmente con la realidad. Debe recordarse que a finales del año 2014 se desarticuló una poderosa organización criminal dirigida por un antiguo terrorista de extrema derecha y un empresario de izquierdas que, gracias a la connivencia con políticos y funcionarios municipales, se llevaba los mejores contratos del Ayuntamiento de Roma. Aquellos dos golpes policiales contra lo que se conocería como ´Mafia Capital´ llevaron al Gobierno de Renzi a pensar en disolver el municipio por infiltración mafiosa (como sucedió tiempo antes con el ayuntamiento de Reggio Calabria, en el sur del país), pero finalmente no se hizo nada en la esperanza de que Marino sería capaz de resolver la situación en el año que le quedaba de margen hasta el inicio del Jubileo que va a celebrar la Iglesia universal en 2016 y que atraerá a Roma a millones de turistas.

Sin embargo, lo acontecido en las últimas semanas, junto con el hecho de que se hayan apoderado de Roma el caos, la suciedad y, en definitiva, la sensación de abandono, han precipitado la caída de Marino, a quien le quedaban todavía más de dos años de mandato. Un Marino que ha generado una importante división en la opinión pública, ya que unos creen que es una víctima y otros, en cambio, le perciben como un incapaz para gobernar la ciudad. Lo cierto es que ahora es el Gobierno italiano quien ha de buscar a un sustituto para Marino y además con muy poco margen de tiempo, y que el Movimiento Cinque Stelle se prepara para el ´asalto´ (en el sentido político) de una ciudad que en la última década y media ha sido gobernada, o por el Partido Democrático (Rutelli, Veltroni y Marino), o por Alianza Nazional (Alemano). El tiempo dirá cómo se resuelve este gravísimo problema para una de las ciudades más importantes y relevantes de todo el continente europeo. 

 

Noticias relacionadas

Saber sumar
España · Gonzalo Mateos
Hace unos días Yolanda Díaz presentó en las Naves del Matadero Sumar, su nuevo proyecto político. “Hoy impulsamos un movimiento ciudadano en el que el protagonismo es vuestro, sois vosotros los que vais a sumar. Esto no va de partidos, no va de siglas, va de pensar un país mejor (…)....
15 julio 2022 | Me gusta 4
¡Pim! ¡Pam! ¡Pum!
España · Gonzalo Mateos
Desmontemos dos mitos que en España se toman por axiomas. El primero es que en educación es imposible llegar a acuerdos. No es cierto, los vemos alcanzar casi a diario. ...
22 junio 2022 | Me gusta 4
Coalición vs colisión
España · Gonzalo Mateos
Aunque nos parezca extraño, lo normal es la coalición. Recuerdo la cara de asombro de mis amigos europeos cuando en una cena les dije que en España nos había costado cuarenta años de democracia lograr tener un primer gobierno nacional de más de un partido. ...
25 mayo 2022 | Me gusta 5