Boris Gudonov, según La Fura

España · Enrique Chuvieco
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
3 octubre 2013
Con proyección de rótulos de película de blanco y negro, comienza Boris Godunov, obra con la que La Fura dels Baus ha vuelto al teatro María Guerrero de Madrid y permanecerá hasta el próximo 19 de octubre para mostrarnos un acercamiento al terrorismo y al pérfido ejercicio del poder, en el que los fines justifican cualquier medio.

Con el comienzo, sabía que iba a ver algo espectacular, subrayado poco después por los trucos visuales en escena, en los que los decorados proyectados dan paso al discurso salvador del dictador Godunov, inspirado en la obra de Alexander Pushkin. Pero si sorprendentes son los primeros momentos de la puesta en escena de La Fura, poco después toman el escenario una veintena de terroristas a tiro limpio.

Rememoran el asalto en 2002 al teatro Dubrovka de Moscú, donde hicieron rehenes durante tres días a todos los espectadores mientras negociaban con Putin. Este suceso y el salvapatrias Godunov van intercalando una reflexión sobre el ejercicio del poder y la lacra terrorista.

Tan pronto el patio de butacas y los entresuelos se llenan de terroristas subiendo por las balaustradas y exhibiendo sus armas automáticas, como Godunov va proyectando su plan para "convencer" al pueblo ruso de sus bondades.

El ritmo es trepidante, con la utilización de cámaras en los intersticios del María Guerrero que permiten al espectador ver las andanzas de los secuestradores. El teatro dentro del teatro con el drama interpretado a mi vera por varios "fuleros". La ordenación espacial de personajes, las luces, la banda sonora, el video… todo envuelve para convencer.

Preguntas abiertas, emociones al límite, vidas al pairo… personajes de carne y hueso surcados por pasiones desbocadas. ¿Quién hace justicia en estas vidas rotas, laceradas por el odio o la venganza? El compromiso ideológico no basta para ponerse delante de la propia vida, pero La Fura no va más allá. Con todo, merece la pena no perderse este Boris Godunov.

Noticias relacionadas

Nacionalismo, Freud y principio de realidad
España · Ángel Satué
Ser español. Una identidad nacional que es premisa fundamental en mi persona. Verdadera. Compruebo que me corresponde. Como respirar y comer, como amar y soñar. ...
25 junio 2021 | Me gusta 2
La política y las identidades
España · F.H.
Es nefasto que la religión se convierta en política. Sabemos lo que eso significa en la India, en Pakistán, en Oriente Próximo y en algún rincón más del mundo. Es nefasto que la religión se convierta en política pero es casi tan nefasto o más que la política se convierta en religión. ...
26 mayo 2021 | Me gusta 4
El penúltimo escalón de la razón
España · F.H.
El niño que me pidió limosna me dio el bendito momento en el que te implicas, en el que el búnker de tu profesionalidad neutra se abre y te sale de la cabeza una pregunta: ¿qué será de él?...
21 mayo 2021 | Me gusta 7
La libertad más allá de los moralistas
España · F.H.
La pandemia, mira por dónde, ha vuelto a poner de moda la palabra libertad. En realidad para nosotros, la gente moderna, la palabra libertad siempre ha estado de moda, ha sido quizás la palabra esencial, la más importante, la que más nos ha hecho vibrar. ...
12 mayo 2021 | Me gusta 6