Boko Haram se divide en tres, ¿cambia algo para los cristianos?

Mundo · Massimo Introvigne
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 638
6 septiembre 2016
Hace unos días se anunció la “destitución” de Abu Bakr Shekau, líder de Boko Haram, el grupo terrorista nigeriano famoso por sus secuestros de jóvenes cristianas y por sus masacres en iglesias, que han causado la muerte de casi nueve mil cristianos en los últimos diez años. Parece que Boko Haram se considera parte del califato del Isis y el califa Al-Baghdadi, molesto con algunas tesis de Shekau, ha decidido sustituirlo por Abu Mus`ab al-Barnawi. En realidad, según un estudio publicado por el historiador Roman Caillet y el centro suizo Religioscope, las cosas son más complicadas, y Boko Haram se habría dividido en tres grupos distintos, aunque todos ellos capaces de atacar y reconquistar las posiciones que el ejército nigeriano arrancó a los terroristas durante los últimos años.

Hace unos días se anunció la “destitución” de Abu Bakr Shekau, líder de Boko Haram, el grupo terrorista nigeriano famoso por sus secuestros de jóvenes cristianas y por sus masacres en iglesias, que han causado la muerte de casi nueve mil cristianos en los últimos diez años. Parece que Boko Haram se considera parte del califato del Isis y el califa Al-Baghdadi, molesto con algunas tesis de Shekau, ha decidido sustituirlo por Abu Mus`ab al-Barnawi. En realidad, según un estudio publicado por el historiador Roman Caillet y el centro suizo Religioscope, las cosas son más complicadas, y Boko Haram se habría dividido en tres grupos distintos, aunque todos ellos capaces de atacar y reconquistar las posiciones que el ejército nigeriano arrancó a los terroristas durante los últimos años.

Ante todo conviene recordar qué significa ´Boko Haram´. La palabra ´haram´, contrapuesta a ´halal´, indica en el islam algo que es impuro e ilícito. ´Boko´ en Nigeria es originariamente un atributo despreciativo, que significa “engañifa”, procede del alfabeto latino que los colonizadores ingleses intentaron imponer en lugar del árabe, pero por extensión comprende la cultura, la educación y las ideas occidentales, cristianismo incluido. Todo ello es declarado ilícito por Boko Haram —que, como suele suceder, no nació con este nombre, pero cuando se lo adjudicaron los medios no lo rechazaron— y por tanto objeto de destrucción. El movimiento fue fundado originalmente por el influyente imán Muhammad Yusuf (1967-2009). Entonces no era una organización terrorista ni tenía un ejército propio con la aspiración de controlar porciones de territorio nigeriano ni atacar incluso a los países limítrofes. Estas transformaciones siguieron al asesinato de Yusuf en una cárcel de Nigeria en 2009 y al ascenso de Shekau, reconocido como líder del grupo en 2010.

Shekau es un extremistas que considera lícito matar a los musulmanes sunitas que no se rebelen contra un gobierno “apóstata” como el nigeriano. Boko Haram ataca sobre todo a los cristianos, pero también destruye mezquitas favorables al gobierno. Esto provoca en 2012 el cisma de una parte de Boko Haram llamada Ansaru, que se adhiere a Al-Qaeda, quien paradójicamente tiene una línea más moderada respecto a la licitud de matar a musulmanes y atacar mezquitas sunitas. Esta división se refleja en la de Iraq, entre Al-Qaeda e Isis. De hecho, cuando en 2014 el Isis se separa de Al-Qaeda en Iraq, el grupo mayoritario de Boko Haram, guiado por Shekau, se adhiere al Isis.

Pero la adhesión oficial no se anuncia hasta 2015, parece que debido a las dudas del Isis sobre el extremismo de Shekau y sus pretensiones de liderazgo mundial, que le convertían en rival del califa Al-Baghdadi. Efectivamente, la relación entre Boko Haram (facción Shekau) y el Isis dura solo de marzo de 2015 a agosto de 2016, cuando el Isis destituye a Shekau y pone en su lugar a Al-Barnawi. Este último se ha apresurado a declarar que matar a civiles musulmanes sunitas que no manifiestan abiertamente su hostilidad al califato no es lícito, aunque esta cuestión tiene su controversia en el seno del Isis y Caillet recuerda las posiciones similares a las de Shekau sobre Abu Omar al-Koweiti, aliado del Isis en Siria antes de ser ajusticiado por extremismo por el propio Isis en 2014.

Sin embargo, Shekau no acepta la destitución y el resultado por el momento es que en Nigeria hay tres Boko Haram: el grupo mayoritario de Al-Barnawi, adherido al Isis; Ansaru, que forma parte de Al-Qaeda; y la facción independiente y extremista de Shekau. Un mundo donde todo es provisional y los enemigos de hoy pueden aliarse de nuevo mañana. La fragmentación y el consiguiente debilitamiento de Boko Haram debería ser una buena noticia para los cristianos nigerianos. O no: porque las diversas facciones podrían competir a golpe de atentado para demostrar su existencia y su poder.

Noticias relacionadas

El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2
Hablarse de corazón a corazón
Mundo · Giovanna Parravicini
La historia favorece un tiempo nuevo, sobre todo en el diálogo interreligioso. Un tiempo de encuentros donde se puede hablar de corazón a corazón...
5 marzo 2021 | Me gusta 3