Bibiana, hay otras formas de apoyar

España · Roberto de la Cruz
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
29 octubre 2009
Las organizaciones promotoras de la manifestación del 17 octubre en contra del aborto han pedido al Gobierno que apruebe un Plan de Ayuda a la Mujer Embarazada. La ministra de Igualdad de momento ha dejado claro que la única ayuda que concibe para ellas es facilitarles el aborto.

La intervención de Bibiana Aído este miércoles en el Congreso demuestra que, una vez perdido el debate científico, jurídico y social, al Ejecutivo ya sólo le queda la defensa ideológica. Una defensa que se ha reducido a la repetición de algunas sentencias y sustantivos que el Ejecutivo ha conseguido vaciar de contenido -entre ellos, sus palabras favoritas, el consenso y el respeto. La discusión con la diputada del PP Sandra Moneo así lo evidenció. La titular de Igualdad demostró con sus palabras que no sabe hacer una lectura de la realidad al margen de la ideología de género.

"En el PP, al menos las mujeres, deberían apoyar, respetar y comprender a quienes por el motivo que sea no quieren o no pueden asumir de manera forzada la gran responsabilidad de la maternidad. Como creo en el consenso, no pierdo la esperanza de que ustedes, como mujeres responsables, se sumen a ello". Con estas declaraciones, la ministra en particular y el Gobierno en general se retratan. En primer lugar, consideran que el drama del aborto es una competencia exclusiva de la mujer, dejando al margen al margen de cualquier consideración al no nacido, al padre y a quienes quieren acompañarla en la dificultad. Para Bibiana, en nombre del derecho a decidir, es preferible dejarla sola ante la dramática decisión.

En segundo lugar, la ministra identifica el apoyo a las mujeres en esta situación con facilitar el aborto. La ecuación para el Ejecutivo es clara: apoyo = aborto. Pero el sentido común y la experiencia de organizaciones que ayudan a mujeres a afrontar cualquier problema derivado del embarazo -económico, sanitario, laboral, psicológico, de vivienda- la dejan en evidencia. Lo han recordado este jueves los organizadores de la manifestación del pasado 17 de octubre. Bibiana Aído no ha destinado ni un solo euro de su ministerio para ayudar a las mujeres embarazadas. Ignora el clamor social vivido en Madrid hace dos semanas. Quizá conocer el trabajo de estas entidades o los testimonios de las mujeres a quienes han auxiliado sería el único modo de abrirle la mente y el corazón. Quizá así comprendería que su forma de ayudar hasta el momento a las mujeres embarazadas es la más desacertada.

Noticias relacionadas

El estado anímico del votante
España · Javier Folgado
A pesar de todas sus diferencias ideológicas, a María, Jesús, Daniel, Laura les preocupan más o menos las mismas cosas en su día a día....
2 julio 2021 | Me gusta 5
Un perdón real y verdadero genera memoria democrática
España · Francisco Medina
En este mundo en que vivimos, el espacio intermedio en el que cada uno de nosotros hace acto de presencia, inter-accionamos. Ejercemos nuestra posibilidad de actuar, fruto de una decisión nuestra, y podemos generar un mundo más humano… o no. Para bien o para mal, nuestras acciones pueden generar...
1 julio 2021 | Me gusta 5
Nacionalismo, Freud y principio de realidad
España · Ángel Satué
Ser español. Una identidad nacional que es premisa fundamental en mi persona. Verdadera. Compruebo que me corresponde. Como respirar y comer, como amar y soñar. ...
25 junio 2021 | Me gusta 3