Betancourt: el triunfo de la dignidad de la persona

Mundo · Mario Mauro
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
4 julio 2008
La liberación de Ingrid Betancourt regala al mundo entero el triunfo de la dignidad de la persona sobre todos los abusos de la ideología y del poder. Detrás de la liberación conseguida gracias a un Blitz militar colombiano se encuentra la victoria de la línea de firmeza sostenida por el presidente Uribe y de esa parte de la comunidad internacional en la Unión Europea que no ha cedido a los ambiguos acercamientos de quienes apoyan el terrorismo y alternativas improbables a una verdadera forma de diálogo, que sólo puede partir de la verdad y del respeto a la persona. Ingrid Betancourt es la encarnación del hecho de que la dignidad humana está por encima de todo y no puede dejarse pisotear por ninguna razón, y que nuestro ideal de libertad es más fuerte que el de quien, como sucede en Colombia, pasa por encima del hombre en nombre de un proyecto de poder.

"Doy gracias a Dios y a la Virgen, y a todos los que han tenido compasión y piedad de nosotros, los rehenes. He imaginado tantas veces el momento en que podría volver a abrazar a mi madre. Gracias a todos los que nos habéis acompañado desde cualquier parte del mundo y nos habéis mantenido con vida, porque siempre estás vivo si el mundo no te olvida".

"Gracias al ejército, por esta operación impecable, verdaderamente perfecta. Hoy, cuando me desperté a las cuatro de la mañana, cogí el rosario y me encomendé a Dios esperando que llegara pronto este día de liberación". Si estas primeras declaraciones de Ingrid Betancourt nada más recuperar la libertad pueden parecer la reacción natural de quien ha estado privado de libertad durante seis años interminables, en realidad evidencian una anomalía, sobre todo si miramos los orígenes y el background de Betancourt y si comparamos su reacción con la de otros prisioneros de su mismo bando político.

Durantes estos seis años, Ingrid Betancourt ha sido considerada y exaltada por partidos de izquierda de todo el mundo, sobre todo por los verdes, como un símbolo del progresismo que tiene como raíz la negación de Dios y de un pacifismo ideológico y abstracto que se lanza en contra de todo lo que sea militar. Con sólo dos frases, Ingrid Betancourt parece hacer un desmentido general: sólo dos son sus agradecimientos, a Dios (la Biblia era el único lujo que le permitían) y al ejército. Un hecho ciertamente extraño, más aún teniendo en cuenta que la noticia ha sido acogida con alivio y satisfacción entre los principales jefes de Estado y de gobierno de América Latina. Todos menos uno, el presidente venezolano Hugo Chávez, símbolo actual del comunismo en América Latina que, a pesar de haber jugado el papel de mediador en otros secuestros, se ha encerrado en el silencio, hasta el punto de que el periódico colombiano que es propiedad suya ni siquiera ha dado la noticia.

Noticias relacionadas

Powell y la polarización española
Mundo · F.H.
En las últimas horas ha muerto el que fuera secretario de Estado de Estados Unidos, Colin Powell. Nacido en Harlem, de padres jamaicanos, creció al sur del Bronx y se graduó en el City College de Nueva York. ...
19 octubre 2021 | Me gusta 3
Tratados, Constitución y cómo evitar un Polexit
Mundo · Miguel de Haro Izquierdo
En el tablero de las relaciones internacionales se diseña y está en juego una importante partida sobre la primacía, a corto y medio plazo, sobre qué región y qué país van a poder dominar el mundo de los negocios, la economía, la cultura, el desarrollo tecnológico, la geopolítica, las...
13 octubre 2021 | Me gusta 4
Elecciones en Alemania. “Willkommen” al futuro
Mundo · Ángel Satué
Cuando pienso en la política alemana, siempre alcanzo a recordar a Helmut Kohl. También me saltan a la memoria Margaret Thatcher, Mitterrand y González, al que el tiempo mejoró. Los cuatro son parte del pasado político de Europa, y piezas fundamentales. ...
1 octubre 2021 | Me gusta 4