Berlusconi, con la Justicia pisándole de nuevo los talones

España · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 1.640
11 febrero 2014
Silvio Berlusconi ha vuelto a protagonizar su enésimo desencuentro con la Justicia italiana. Hoy debía presentarse para un juicio donde se encuentra acusado de haber sobornado a un senador (Sergio de Gregorio) con el fin de hacer el Gobierno Prodi en 2008, pero no ha acudido argumentando que ha habido ´irregularidades´ en la notificación del juzgado.

En realidad, los conflictos de Berlusconi con lo que él despectivamente llama ´togas rosas´ (los jueces italianos) vienen de muy atrás. Más de un historiador ha afirmado, con razón, que Berlusconi irrumpió en política en el año 1994 con el fin de protegerse de la acción de la Justicia italiana, y el tiempo se ha encargado de demostrar que esto tiene mucho de cierto. Claro que han pasado ya veinte años desde aquello y a Berlusconi, ahora, le van cayendo las sentencias una tras otra. Sólo en el último año, sufrió una condena por fraude fiscal, otra por haberse hecho de manera fraudulenta con la editorial Mondadori y, como consecuencia de todo esto, sufrió una vergonzosa expulsión del Parlamento.

Ahora ha decidido no presentarse en los juzgados de Nápoles y por ello ha sido declarado en ´rebeldía´. En el fondo, se trata de su táctica ya conocida de dilatar los procesos a la espera de poder conseguir un escaño en el Parlamento europeo. La realidad es que el tiempo se le echa encima, y que parece un auténtica quimera que pueda retornar a cualquier tipo de parlamento.

Lo peor es que sigue siendo clave para el futuro político del país, porque, ante la actitud irresponsable de los diputados del movimiento Cinque Stelle de Beppe Grillo (que está más por la algarada permanente que por el pacto), sus rivales del Partido Democrático le necesitan para sacar adelante una nueva ley electoral. El Presidente Napolitano hace lo posible por evitar convocar elecciones dado que ni siquiera ha transcurrido un año desde las últimas, pero éstas comienzan a ser cada vez más acuciantes, aunque sea recurriendo a la anterior ley electoral (la de 1993, llamada ´Matarrelum´). Hay que tener en cuenta que Berlusconi y Grillo controlan con mano férrea sus respectivos partidos, y entre ambos suman nada más y nada menos que el 55% de los votos de las elecciones de febrero de 2013. Una vez más, la política italiana sigue en su particular laberinto y, mientras, la economía cada vez más estancada. Esperaremos a que nuestros vecinos del sur nos den la enésima sorpresa, y por su propio bien, que esta vez sea una sorpresa positiva.

Noticias relacionadas

¡Pim! ¡Pam! ¡Pum!
España · Gonzalo Mateos
Desmontemos dos mitos que en España se toman por axiomas. El primero es que en educación es imposible llegar a acuerdos. No es cierto, los vemos alcanzar casi a diario. ...
22 junio 2022 | Me gusta 4
Coalición vs colisión
España · Gonzalo Mateos
Aunque nos parezca extraño, lo normal es la coalición. Recuerdo la cara de asombro de mis amigos europeos cuando en una cena les dije que en España nos había costado cuarenta años de democracia lograr tener un primer gobierno nacional de más de un partido. ...
25 mayo 2022 | Me gusta 5