Australia, de Baz Luhrmann

Cultura · Juan Orellana
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
17 diciembre 2008
¿Por qué? Porque es un interesante cocktail de géneros con ecos de Memorias de África, de Lo que el viento se llevó y de El mago de Oz. Porque revisita el cine épico clásico. Porque entretiene y desborda romanticismo. Porque Baz Luhrmann vuelve a demostrar su oficio después de Moulin Rouge, aunque cede demasiado a la corrección política. Porque hace un tratamiento de la acogida y la adopción de un niño huérfano positivo y acertado.

¿De qué va? Ambientada en la Australia previa a la Segunda Guerra Mundial, en una época en la que los niños mestizos eran internados en centros para su conversión al modus vivendi anglosajón, llega desde Londres una refinada aristócrata, Sarah Ashley, para hacerse cargo de una importante hacienda ganadera al quedar viuda. Allí se dará cuenta de que Carney, el magnate ganadero de la comarca, quiere hacerse con su negocio. Ella luchará por mantener su propiedad, y para ello contará con la ayuda de un vaquero independiente y nómada, Drover.

¿Para quién? Para los amantes del cine de antaño, para los seguidores de Nicole Kidman, para los que buscan historias densas y emotivas, para los entusiastas del más clásico happy end, para los que disfrutaron con Bailando con lobos, Memorias de África y Lawrence de Arabia, para los que pueden tolerar una cierta dosis de indigenismo progre.

Noticias relacionadas

EncuentroMadrid. Más allá del optimismo, la esperanza
Cultura · Elena Santa María
Decía recientemente J.Á. González Sainz en este periódico que lo llenamos todo de ruido, los bares, las tiendas, las calles… pero “un alma está hecha de preguntas y de voces interiores, y si el alma está ensordecida por el ruido el alma no respira”. ...
15 octubre 2021 | Me gusta 3
Wittgenstein y el sentido de la vida
Cultura · Costantino Esposito
Hace cien años se publicaba su Tractatus logico-philosophicus. El filósofo vienés ponía en el centro de su reflexión el límite o la imposibilidad del decir. Solo cuando se acepta el límite del conocimiento se abre el discurso al Misterio. ...
6 octubre 2021 | Me gusta 2