Atentado a la libertad en la Complutense

España · Santiago Orduña
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 372
20 marzo 2014
Por su interés publicamos la crónica de www.libertaddigital.com sobre las agresiones contra Atlántida este jueves.

Por su interés publicamos la crónica de www.libertaddigital.com sobre las agresiones contra Atlántida este jueves.

Bajo el título “Es bueno que tú existas”, dos asociaciones de profesores y estudiantes universitarios, Universitas y Atlántida, trataron de impulsar un manifiesto en la Universidad Complutense (UCM) para recapacitar sobre la soledad de la mujer embarazada y el drama del aborto. El acto, que dio comienzo a las 12:30 en la Facultad de Ciencias de la Información de la UCM, dispuso sólo de unos preciados minutos para poder mantener un diálogo con algunos de los estudiantes de la Facultad.

Tal y como nos cuenta una de las organizadoras del manifiesto-coloquio, Guadalupe Arbona, profesora de la UCM, “el primer cuarto hora hemos tenido la posibilidad de hablar con unas personas, hasta que han llegado tres chicas a decirnos que éramos unos fascistas”. Ante esto, los representantes de esta iniciativa han respondido a quienes increpaban que “en absoluto éramos fascistas, sino amantes de la libertad. Estamos dentro del juego democrático con la posibilidad de debatir, aunque tengan impresiones distintas a las nuestras”. Tal y como ha sido testigo Libertad Digital, el dialogo ha sido imposible. Arbona nos relata la situación. “Nos han vapuleado, nos han roto los manifiestos delante de nuestras narices”. Con frustración, la profesora relataba para LD cómo algunos de los estudiantes que boicotearon la iniciativa “han amenazado con ir a mi casa, con que sabían dónde estaban mis cuatro hijos”.

A grito de “Vamos a quemar la conferencia por fascista y patriarcal” o “los provida a la valla de Melilla”, la masa de estudiantes que se ha concentrado, en un primer momento en la planta baja de la facultad, para más tarde rodear a los jóvenes de Universitas y Atlántida, han impedido el funcionamiento de la iniciativa sin intercambiar palabra. Finalmente, tras una hora de gritos, papeles rotos y vapuleos, los representantes del manifiesto han tenido que abandonar la Facultad bajo el coro “fuera fascistas de la Universidad”.

María, una de las estudiantes contrarias al acto de coloquio impulsado por las dos asociaciones, justifica los hechos ocurridos en la universidad pública madrileña al entender que “el manifiesto atenta contra sus derechos fundamentales, el derecho a decidir sobre mi cuerpo y sobre mi maternidad”. Para la estudiante, el manifiesto es propaganda y alega “que yo no voy a sus Iglesias”. Preguntada sobre una de las consideraciones planteadas en manifiesto sobre la necesidad del debate en la sociedad de los derechos del no nacido y si es vida o no, la estudiante entiende por su parte que la consideración de la vida la establece “la ley (actualmente) en vigor, que tampoco nos gusta, pero al menos respetamos”. Y es que, argumenta la estudiante, “la vida la impone un consenso de mayorías, que es lo que es la democracia y a estos señores (los del manifiesto) no les gusta”.

Por otro lado, Enma, una de las estudiantes que se ha encontrado con el alboroto ya montado, nos relataba su asombro ante tal circunstancia. “Me parece lamentable e irrespetuoso. Creo que hay que respetar todo tipo de ideologías”. Para Enma, el manifiesto no dice nada irrespetuoso, “defiende el derecho a la vida”. Entiende que es válido escuchar a todas las posiciones, ya que tienen argumentos. Esta estudiante opina que todo el acoso y mobing a esta iniciativa ha sucedido porque “todo el mundo está en contra (de la reforma de la ley del aborto) y van como una masa a atacarlos”.

La docente Guadalupe Arbona nos cuenta que el objetivo prioritario de este encuentro era procurar un clima de debate e intercambio de ideas a raíz del Anteproyecto de Ley del ministro Ruiz-Gallardón. “Me parece un problema que está en la sociedad española, debemos reflexionar sobre este drama de las mujeres y también bajo la consideración de lo que significa una vida nueva”. Para la docente, los hechos ocurridos este jueves son viva muestra de “una cerrada posición ideológica que no se somete ni a la más mínima prueba en decir algo y de la consideración de los términos que están en juego”. Asegura Arbona que el debate sobre el aborto se ha desplazado única y exclusivamente a la libertad de decidir. “Yo no quiero ir en contra de la libertad de cada uno. Pero sí que soy libre para profundizar los factores que están en juego; un niño que lleva una mujer embarazada”.

Las dos asociaciones, Universitas y Atlántida, de identidad cristiana, entienden que ellos también tienen “el derecho a estar en el debate público. Más aún, se enriquecerá el debate”. Asimismo, como docente que es, Arbona argumenta que “es fundamental el intercambio de hipótesis y experiencias. Amo la libertad y por eso estoy aquí”. La profesora de la Complutense destaca las palabras del vicedecano Jorge Clemente que, en la reunión in extremis mantenida con la decana durante los hechos ocurridos, ha alertado a los presentes de “la necesidad de defender la libertad de expresión. De que se pueda hablar en un sitio público, ya que si no estamos tirando piedras contra nuestro propio tejado”.

Por su parte, la voluntad de ayudar a las embarazadas por estas dos asociaciones universitarias es clara y decidida. Como nos cuenta la entrevistada, “entre nosotros hay muchas familias y fundaciones que están haciéndose cargo de mujeres embarazadas que quieren sacar adelante a los niños y que, por condiciones económicas, no pueden”. En concreto, una de las chicas que estaba repartiendo el manifiesto, “tiene su familia acogida a una chica cubana embarazada que iba a realizar el cuarto aborto y que, gracias a la ayuda y apoyo de la familia, ha decidido sacar el niño adelante. Otro niño, fruto de una violación, que es ciego y con malformaciones muy graves también ha sido acogido por esta familia, como un hijo más”, destacó en la entrevista.

Por último, Guadalupe Arbona subraya que el manifiesto nace de una experiencia de la calle, no política. “No es una posición que nosotros defendamos para generar violencia. Lo que queremos defender es que la mujer que quiera seguir adelante con su embarazo no esté sola.

Noticias relacionadas

La política y las identidades
España · F.H.
Es nefasto que la religión se convierta en política. Sabemos lo que eso significa en la India, en Pakistán, en Oriente Próximo y en algún rincón más del mundo. Es nefasto que la religión se convierta en política pero es casi tan nefasto o más que la política se convierta en religión. ...
26 mayo 2021 | Me gusta 4
El penúltimo escalón de la razón
España · F.H.
El niño que me pidió limosna me dio el bendito momento en el que te implicas, en el que el búnker de tu profesionalidad neutra se abre y te sale de la cabeza una pregunta: ¿qué será de él?...
21 mayo 2021 | Me gusta 7
La libertad más allá de los moralistas
España · F.H.
La pandemia, mira por dónde, ha vuelto a poner de moda la palabra libertad. En realidad para nosotros, la gente moderna, la palabra libertad siempre ha estado de moda, ha sido quizás la palabra esencial, la más importante, la que más nos ha hecho vibrar. ...
12 mayo 2021 | Me gusta 6
Un mena: 4.700 euros
España · C.M.
Lo que más me entristeció de ese día fue tener la tentación de mirar hacia otro lado. ...
3 mayo 2021 | Me gusta 5