Ataques a los hospitales de Gaza

Mundo · Claudio Fontana
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 1
21 noviembre 2023
Durante los últimos días, la ofensiva israelí se ha centrado en el norte de la Franja de Gaza, especialmente en los hospitales, considerados por las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) puestos de mando utilizados por Hamás.

El ejército del Estado judío atacó el mayor hospital de la ciudad de Gaza, el Dar al-Shifa, a pesar de que el director de la clínica negó la presencia de fuerzas vinculadas a Hamás en el interior del edificio. La idea israelí del solapamiento entre instalaciones sanitarias (no sólo el hospital al-Shifa) e instalaciones militares es compartida por Estados Unidos, como declaró John Kirby, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional estadounidense.

La versión oficial de Jerusalén afirma que las fuerzas judías han encontrado, en cambio, «pruebas» de la presencia de Hamás en el sótano del complejo hospitalario, evidenciadas por el hallazgo de fusiles AK-47, granadas, uniformes y ordenadores portátiles. «Estos descubrimientos prueban inequívocamente que el hospital fue utilizado por el terrorismo, en completa violación del derecho internacional», ha declarado el portavoz del Ejército, Daniel Hagari. Sin embargo, diversos especialistas como algunos periódicos internacionales han planteado no pocas dudas sobre la veracidad de las pruebas aportadas por Israel: los materiales encontrados no parecen suficientes para justificar la presencia de un centro de mando. El vídeo en el que el portavoz de las FDI señala un documento en árabe describiéndolo como una lista de nombres de milicianos que revisaban diariamente a los prisioneros, no es más que una lista de los días de la semana. También según el Washington Post, «faltan pruebas claras» del uso del hospital por parte de organizaciones terroristas palestinas (Hamás y la Yihad Islámica).

La crisis del hospital de al-Shifa, comentaba The Economist, «es una tragedia por derecho propio y un microcosmos de la terrible respuesta generada por las atrocidades de Hamás y la invasión de Gaza por Israel». Incluso suponiendo que la información israelí sea correcta y que, por tanto, Hamás utilizara el hospital como centro de operaciones (lo que equivaldría a un crimen de guerra), esto no significa que las IDF puedan atacar impunemente las instalaciones, argumenta la revista británica, que propone un paralelismo con el caso de Mosul. Durante la campaña para recuperar la ciudad del ISIS, la coalición atacó un hospital, pero «dio un periodo de preaviso considerable y proporcionó centros de traumatología a 10-15 minutos de las líneas del frente». El periodo de preaviso, por tanto, significaba que los pacientes tenían un lugar seguro al que acudir. Un «lujo» del que no se benefician los palestinos de Gaza, a la luz de la terrible situación humanitaria en el sur de la Franja. Militarmente, Israel ya ha logrado algunos de sus objetivos, pero para que «su campaña sea legítima y tenga un éxito siquiera parcial, deben superarse dos pruebas más: los civiles necesitan una red de seguridad y debe reanudarse el proceso de paz», concluye The Economist.

Sin embargo, desde el punto de vista del Estado judío, el ataque a Al Shifa tiene motivos militares y de inteligencia pero, como explicaba Amos Harel en el diario israelí Haaretz, también tiene un propósito simbólico. Se trata, según Harel, de que Hamás se dé cuenta de que «no hay ningún lugar en el que las fuerzas [israelíes] teman entrar y ningún lugar en el que Hamás pueda sentirse seguro». Esto se aplica al norte de la Franja de Gaza, donde el control de Hamás sobre el poder ha sido completamente socavado. En el sur, donde Israel ha operado hasta ahora de forma limitada, Hamás se esconde tras un escudo humano de unos dos millones de personas, la mitad de las cuales son refugiados que huyeron del norte por orden de las IDF».

Netanyahu también lo confirmó, cuando dirigiéndose a las tropas declaró que «no hay lugar en Gaza al que no lleguemos. No hay escondite, ni refugio para los asesinos de Hamás». Lo que muchos temen, desde la prensa internacional hasta los aliados de Israel como los estadounidenses, es que la siguiente fase de la guerra, con la ampliación de las operaciones al sur de Gaza, sea aún más costosa desde el punto de vista humanitario. Sin embargo, hasta ahora la presión internacional no ha logrado detener a Israel y, según Giora Eiland, ex jefe del Consejo de Seguridad Nacional de Israel, tendrá «poca influencia» también en el futuro. Todo eso a pesar de que, por primera vez desde el estallido de la guerra, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó una resolución que pide «pausas humanitarias urgentes y prolongadas». La resolución se aprobó con 12 votos a favor, ninguno en contra y la significativa abstención de Rusia, Reino Unido y Estados Unidos. Según el ministro saudí de Asuntos Exteriores, Faisal bin Farhan, la presión de los países de la región sobre Israel empieza a dar sus frutos.

Es probable que los países árabes y musulmanes que se reunieron en Riad para celebrar la cumbre conjunta de la Liga Árabe y la Organización de Cooperación Islámica (OCI) ejerzan poca influencia sobre Israel. No obstante, la cumbre se saldó con la adopción de una declaración conjunta (el texto completo también está disponible en inglés en el sitio web de ArabNews) en la que se pide un alto el fuego inmediato y la entrega de ayuda humanitaria a los palestinos. Como informa Le Monde, «los líderes árabes y musulmanes condenaron las «bárbaras» acciones de las fuerzas israelíes en Gaza, pero se negaron a respaldar medidas punitivas económicas y políticas contra el país por su guerra contra Hamás». Además, la declaración publicada rechaza las afirmaciones israelíes de que el Estado judío actúa en «defensa propia».

Desde el punto de vista político, la conferencia de Riad parece significativa sobre todo para evaluar el estado de las relaciones entre los países musulmanes. Según Ahmed Al Omran y Yara Bayoumy (New York Times), la presencia del presidente iraní Ebrahim Raisi en Arabia Saudí (por primera vez en más de una década) demuestra que «el bombardeo de Gaza por Israel [ha] acelerado el acercamiento entre Arabia Saudí e Irán». Veremos en los próximos meses y años si efectivamente es así. La postura saudí parece más bien caracterizada por el pragmatismo: como dijo Kristin Diwan (Arab Gulf State Institute), en Riad «saben que la cooperación iraní es necesaria para evitar que el conflicto se extienda y quizá también para encontrar una solución final con Hamás». Además, con «algunos líderes «apegados» a [la] normalización [con Israel] y otros exigiendo medidas más duras, Arabia Saudí está en una buena posición para mantener el término medio.

Para ello, necesitará que los estadounidenses den un paso al frente». Si consideramos que las monarquías árabes se han opuesto con éxito a las exigencias iraníes de romper relaciones con Israel y, sobre todo, de enviar armamento a los palestinos -el Guardian lo mencionó-, nos damos cuenta de que la posición de Teherán está muy alejada de la de los países del Golfo. Sin embargo, es en las relaciones entre Irán y Turquía donde se abren nuevos escenarios, según Fehim Tastekin (Al-Monitor): «Turquía e Irán parecen dispuestos a ver si su convergencia sobre Gaza puede ayudar a resolver los espinosos problemas bilaterales». Pero a pesar la coincidencia en la cuestión de Israel, Ankara y Teherán tienen puntos de vista muy diferentes, y Erdoğan no parece dispuesto a ceder a las exigencias iraníes de romper relaciones con el Estado judío.

Mientras tanto, la situación en Cisjordania y Jerusalén es cada vez más tensa. Se multiplica la violencia contra los palestinos a manos de los colonos. Las FDI rodearon el hospital Ibn Sina durante una operación militar en Yenín. Al-Jazeera informó de la historia y de las acciones del rabino Arik Ascherman, que defiende a los granjeros palestinos en Cisjordania: hoy -dijo Ascherman- el israelí medio no puede «distinguir entre el terrorista palestino y el palestino aterrorizado». En el frente político israelí, el líder de la oposición, Yair Lapid, volvió a exigir la dimisión de Netanyahu y de los componentes más extremistas de su gobierno, reiterando su disposición a unirse a la coalición si estas figuras no estuvieran presentes.
La situación también es cada vez más compleja para los cristianos que viven en Israel, como demuestra la historia de los armenios de Jerusalén. Según el Semanario Armenio, la comunidad armenia de Tierra Santa se enfrenta a una «amenaza existencial» debido a las acciones de los colonos israelíes.

 

Artículo publicado en Oasis


Lee también: Israel pierde apoyo


¡Sigue en Twiter los artículos más destacados de la semana de Páginas Digital!

Noticias relacionadas

Aprender de nuevo a estar juntos
Entrevistas · Nuno da Silva Gonçalves - Simone Sereni
En esta entrevista Marta Cartabia responde a gran variedad de temas: el compromiso personal a nivel académico, la guerra en Ucrania, el futuro de Europa, los retos a los que se enfrenta la Iglesia en nuestro tiempo, los problemas de la juventud o la violencia sobre las mujeres....
23 junio 2024 | Me gusta 1
Israel y Hamas contra el pueblo
Mundo · Mauro Primavera
Guerra y diplomacia se entrecruzan por enésima vez en la larga espiral de crisis que asola Gaza desde hace más de ocho meses: por un lado, los difíciles intentos de los mediadores por alcanzar al menos un alto el fuego y traer a los rehenes a casa; por otro, la campaña militar contra Hamás y...
18 junio 2024 | Me gusta 0
¿Qué futuro para Europa?
Mundo · Ángel Satué
No basta que nos hablen de Europa para ser europeístas, no basta con disfrutar las bondades racionales de la libertad de movimientos de capitales, mercancías y personas. Parece que las 12 estrellas quedan muy altas....
11 junio 2024 | Me gusta 3
Unida en la diversidad, «In varietate concordia»
Mundo · Ángel Satué
Junto con el Brexit y la respuesta al COVID la guerra de Ucrania ha tenido un efecto federalizante, esto es, de compartir soberanía. En el siglo XXI la soberanía de los Estados Miembros se debe de conjugar, por necesidad y algunos, por convicción, en un compartir soberanía de un modo multinivel....
6 junio 2024 | Me gusta 1