Assumpta y Berta no callan

España · Francisco Pou
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 300
11 mayo 2016
Resulta que en Gerona, una propietaria de hotel denunció las molestias que las campanas de la catedral ocasionaban, según ella, a los clientes. El Ayuntamiento, con la ordenanza sobre ruidos, enmudeció a Assumpta y Berta, que estos son los nombres de las campanas, que callaron pues entre la medianoche y las 6.45 de la mañana a partir de entonces.

Resulta que en Gerona, una propietaria de hotel denunció las molestias que las campanas de la catedral ocasionaban, según ella, a los clientes. El Ayuntamiento, con la ordenanza sobre ruidos, enmudeció a Assumpta y Berta, que estos son los nombres de las campanas, que callaron pues entre la medianoche y las 6.45 de la mañana a partir de entonces.

Los vecinos reclamaron pidiendo restablecer las campanadas y el Consistorio de Gerona hubo de dar marcha atrás con la singularidad reconocida de los centros de culto. Finalmente el voto favorable al equipo de gobierno de CiU, PSC, Ciudadanos y PP, con la abstención de la CUP y el voto en contra de ERC-MES, declaró “las campanadas” como bien cultural de interés local. Quedaba preservado el repique.

La Iglesia, desde hace más de 2.000 años, da campanadas. No es solo el repique de Berta y Assumpta. El bien cultural va más allá de los bemoles de metal, porque la Iglesia constantemente da campanadas en el corazón de los hombres, recordando que son hombres y recordando que hay un Dios. Los momentos importantes de la vida de las personas están muchas veces acompañados de las campanas de la iglesia en los pueblos; cuando nacemos, nos casamos, cuando un peligro acecha, o cuando la cita del rezo llama a diario. Repican cuando morimos y marchamos, y seguirán repicando después.

La acción de la Iglesia durante siglos en la convivencia de los hombres ha producido, sin duda, un enorme bien cultural, que el Consistorio de Gerona reconocía aunando votos de partidarios políticos que rara vez coinciden en las diatribas partidistas de la “polis”. En este caso, sí. La madurez cultural de un Consistorio ha sabido reconocer algo que “vale”, un repique de campanas, con un valor que va más allá del ruido. Es el significado. Y es la memoria de siglos. Algo que a la hora de la “búsqueda de identidad” repica recordando su origen y su fundamento. Está en la historia de una magnífica ciudad como Gerona y en una cultura que hoy se retuerce en ataques identitarios y en una búsqueda de sentido que custodia la Iglesia. Sin Assumpta y Berta, Gerona no sería Gerona.

Noticias relacionadas

El estado anímico del votante
España · Javier Folgado
A pesar de todas sus diferencias ideológicas, a María, Jesús, Daniel, Laura les preocupan más o menos las mismas cosas en su día a día....
2 julio 2021 | Me gusta 5
Un perdón real y verdadero genera memoria democrática
España · Francisco Medina
En este mundo en que vivimos, el espacio intermedio en el que cada uno de nosotros hace acto de presencia, inter-accionamos. Ejercemos nuestra posibilidad de actuar, fruto de una decisión nuestra, y podemos generar un mundo más humano… o no. Para bien o para mal, nuestras acciones pueden generar...
1 julio 2021 | Me gusta 5
Nacionalismo, Freud y principio de realidad
España · Ángel Satué
Ser español. Una identidad nacional que es premisa fundamental en mi persona. Verdadera. Compruebo que me corresponde. Como respirar y comer, como amar y soñar. ...
25 junio 2021 | Me gusta 3