El Hombre en la Luna

Aquella carrera que nos hizo comprender más quiénes somos

Mundo · Marco Bersanelli
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
21 julio 2009
La Tierra es el único "planeta doble" del sistema solar, el único con un satélite que tiene un tamaño comparable a sus dimensiones. Lo pienso a veces cuando miro el disco blanco de la Luna que ilumina nuestras noches terrestres. La Luna es un cuerpo relativamente grande y cercano, el gemelo un poco más pequeño de la Tierra. Eso tiene muchas y profundas consecuencias.

En primer lugar, está el hecho de que el hombre, desde la prehistoria, ha podido disfrutar de una lámpara nocturna y ha podido ejercer su imaginación preguntándose por la  naturaleza de ese misterioso globo iluminado de formas diferentes. La Luna es lo suficientemente grande y cercana para que a simple vista se pueda discernir cierta estructura en su superficie y las manchas oscuras que tanto hicieron discutir en la Edad Media. Galileo hace cuatro siglos con un instrumento rudimentario pudo ver cráteres y montañas, desvelando la naturaleza "terrestre" del material lunar. Pero no es sólo eso. Sin una Luna grande y cercana probablemente no estaríamos aquí. De hecho, su presencia garantiza a la Tierra la estabilidad de inclinación del eje de rotación, una condición necesaria para la estabilidad del clima en los miles de millones de años que son necesarios para la evolución biológica.

Pero hay otra consecuencia: es un gran satélite vecino y está a nuestro alcance. La Luna tiene una masa que permite caminar sobre ella y está a una distancia -380.000 kilómetros- que no es prohibitiva. Ya en los años 60, cuando el sueño se hizo realidad, un viejo Volvo recorría la distancia que nos separaba de la Luna, y no digamos un avión de pasajeros. Pero la distancia no lo es todo, y el reto fue muy arduo. La fiabilidad de los lanzadores, el cálculo de la velocidad óptima para salir del campo gravitacional de la Tierra, la desaceleración para aterrizar suavemente sobre la superficie lunar, la liberación del módulo lunar y la vuelta a la nave nodriza, la trayectoria de reentrada y un sinnúmero de otras cuestiones fundamentales que se abordaron por primera vez… fue una empresa absolutamente extraordinaria. Y, ¡qué emocionante la primera huella humana sobre la tierra de un suelo extraterrestre y la visión de la esfera azul de la Tierra! Imágenes que reflejan toda la fragilidad y la grandeza del hombre. Un punto de no retorno.

El hombre es atraído por la altura, el riesgo de la conquista, como sabe cualquier escalador o deportista. Los exploradores de siglos atrás que buscaron rutas de navegación y se lanzaron a la conquista de tierras desconocidas competían en una carrera por ser los primeros. Fueron una verdadera y trágica carrera los viajes del inglés Robert Scott y del noruego Roald Amundsen hace cien años para conquistar el Polo Sur.  Pero la conquista de la Luna fue una competición económica, tecnológica y, sobre todo, política. En los años 60, en medio de la guerra fría, estaba en juego la supremacía de los Estados Unidos o de la Unión Soviética. En 1957 la URSS cogió por sorpresa a los estadounidenses con el lanzamiento del Sputnik-1, el primer satélite en órbita alrededor de la Tierra. Y sólo dos años después obtiene, con la sonda Luna-2, las primeras imágenes de la cara oculta de nuestro satélite. Se lanzó el reto. La Luna se convirtió en una cuestión de prestigio, algo simbólico, una señal de la supremacía planetaria.  

Las razones no eran, por tanto, científicas. Después de todo, ¿por qué tras 40 años no se ha vuelto? Desde el punto de vista de los conocimientos, enviar algunos hombres a caminar sobre la Luna no aporta mucho de nuevo. Después de la primera empresa histórica del Apolo 11, las otras cinco expediciones lunares no tuvieron mucho eco (aparte de la dramática aventura del Apolo 13). Una vez plantada la bandera estadounidense, en los últimos 40 años nadie ha propuesto seriamente regresar. El programa Apolo dio un enorme impulso a las nuevas tecnologías y la informática, con extraordinarias consecuencias en el campo civil y militar. Pero se hizo claro que la Luna, el más cercano compañero de la Tierra, es un lugar muy inhóspito.

La NASA ha continuado invirtiendo en expediciones humanas con el Shuttle y la Estación Espacial Internacional, también en colaboración con la Agencia Europea. Una de las conclusiones claras es que es difícil mantener la exposición prolongada de los seres humanos al espacio carente de gravedad y campo magnético. Hoy en día los países emergentes, especialmente China, están estudiando la posibilidad de un programa humano en la Luna. La NASA tiene intención de responder con la propuesta de una base lunar permanente. ¿Pero realmente merece la pena? La administración Bush había relanzado la idea de llevar el hombre a Marte. Pero un viaje a Marte será muy difícil, con costes y riesgos monumentales, y casi inútil en términos de conocimiento. Sería muy ineficiente comparado con los programas basados en sondas robóticas.

Inmediatamente después de la conquista de la Luna, muchos expertos predijeron que "en 2000" el hombre llegaría a Marte, Venus o quizás otros planetas. Estamos casi en 2010. No sólo nada de eso ha sucedido sino que además nos hemos retirado educadamente incluso de la Luna. No es por falta de coraje o ingenio, sino porque somos más conscientes de cómo están las cosas. Conseguir que el hombre sobreviva durante tiempo en el espacio es muy difícil y costoso, y por ahora no añade mucho a nuestro conocimiento. Es deseable que este sano realismo aumente y que en los próximos decenios (luego ya se verá) se favorezca el desarrollo de satélites para la observación con instrumentos y dispositivos robóticos, que son capaces de realizar un estudio profundo del Universo, el Sistema Solar y la Tierra. Nuestra Tierra, el gemelo grande del planeta doble, que desde el 20 de julio de 1969 se nos presenta cada vez más como una verdadera joya del universo.

Noticias relacionadas

Paladas de ceniza
Mundo · Fernando de Haro
El trabajo de la misión de la OMS en China para conocer los orígenes del virus nos indica hacia dónde vamos. La misión llegó más de un año después de que todo hubiese empezado. Sus miembros solo pudieron realizar las visitas que les había programado el Gobierno. ...
15 febrero 2021 | Me gusta 5
Ramy Essam, el megáfono de la revolución egipcia
Mundo · Riccardo Paredi
Hace diez años, el 25 de enero de 2011, un joven egipcio de 23 años llamado Ramy Essam salió a la plaza de Tahrir junto a millones de compatriotas pidiendo “pan, libertad y dignidad”. ¿Qué le diferenciaba del resto de manifestantes? Su guitarra y su voz. ...
29 enero 2021 | Me gusta 2
Una ayuda para levantarnos
Mundo · Francisco Medina
El pasado 31 de diciembre se publicó en el Boletín Oficial del Estado un Real Decreto-Ley (el Real Decreto-Ley 36/2020, de 30 de diciembre), conteniendo una serie de medidas destinadas, en principio, a la ejecución del llamado Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, así como a la...
15 enero 2021 | Me gusta 4
Cuando “muere” la verdad, solo vale una presencia
Mundo · Luca Doninelli
Leo siempre con gran interés los editoriales de Páginas Digital y me ha llamado mucho la atención el de esta semana, “En el Capitolio el fin de un mundo”, que tal vez merecería un verbo en el título para quitar de la cabeza al lector la idea de que en el Capitolio solo se haya acabado “un...
15 enero 2021 | Me gusta 2