Amar la música

Cultura · Ana M. Baldán
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 430
9 diciembre 2013
Este es el privilegio que tuvo Fernando Argenta. Amaba la música no solo para sí, la quería para transmitirla, para enseñarla y para que otros la disfrutaran también. Tenía bien claro que el amor es difusivo y lo expresaba con su buen hacer, con su magnífica pedagogía sabiendo lo que representa en la educación este despertar horizontes ´cuasi divinos´.

Este es el privilegio que tuvo Fernando Argenta. Amaba la música no solo para sí, la quería para transmitirla, para enseñarla y para que otros la disfrutaran también. Tenía bien claro que el amor es difusivo y lo expresaba con su buen hacer, con su magnífica pedagogía sabiendo lo que representa en la educación este despertar horizontes ´cuasi divinos´.

Su programa en RNE enriquecía y hacia soñar. “Una hora para el recuerdo”, ¡porque ya no existe! Su respetable audiencia, creo, no era de las que se computan en números. Pero el ser humano es inagotable y no pierdo la esperanza de que un nuevo Fernando vuelva a entrar en nuestra intimidad.

Noticias relacionadas

Pasolini y el coraje de decir yo
Cultura · Giuseppe Frangi
“Alrededor de los 40 años me di cuenta de que me encontraba en un momento muy oscuro de mi vida”. Así empieza uno de los libros más personales y dolorosos de Pier Paolo Pasolini, La Divina Mímesis. ...
30 julio 2021 | Me gusta 1
Hopper, un silencio lleno de preguntas
Cultura · Joshua Nicolosi
La pintura de Hopper es un himno y una condena al silencio. Refleja la soledad americana, pero también la vida en el umbral de algo que puede estar a punto de suceder...
28 julio 2021 | Me gusta 1