Amalek, o la guerra santa de Netanyahu

Mundo · Martino Diez
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 1
14 noviembre 2023
La regresión moral que ha desencadenado la Tercera Guerra de Gaza se ha acelerado desde que  el primer ministro israelí ha comparado a los palestinos con Amalec, la población que el profeta Samuel ordenó exterminar a Saúl, el primer rey de Israel (cf. 1 Sam 15).

Inmediatamente después, Netanyahu retrocedió aún más en el tiempo, estableciendo un vínculo explícito entre los héroes de la independencia de 1948 y Josué hijo de Nun, el sucesor de Moisés a quien el libro bíblico del mismo nombre atribuye la conquista de la Tierra Prometida hace 3.000 años. El simbolismo de Hamás vinculado a la mezquita de al-Aqsa, en el Monte del Templo de Jerusalén, parece casi moderno, dado que el santuario islámico fue fundado «sólo» hace 1.300 años por el califa Abd al-Malik. La  supuesta ascensión de Mahoma al cielo -que es la razón principal, aunque no la única, por la que el lugar es sagrado para los musulmanes- data de hace sólo 1.400 años.

Hasta el pasado 7 de octubre, la «sabiduría» académica había descartado la respuesta de Netanyahu -o la de Hamás y los predicadores islamistas que piden la liberación de al-Aqsa y de toda Palestina desde el río hasta el mar-. Las consideraban palabras al viento que debían despreciarse, para centrarse en una «praxis», tautológicamente más pragmática. Detrás del razonamiento se escondía una lógica de «zoco»: en Oriente Próximo -dicen los expertos- hay una carrera para ver quién dispara más alto antes de acordar el precio real de la mercancía.

Es por este “refinado análisis” por el que la mayoría de los estudiosos se han equivocado sistemáticamente en sus predicciones durante las últimas décadas: desde Turquía hasta los Hermanos Musulmanes egipcios, desde los yihadistas sirios hasta los afganos (¿recuerdan la fugaz aparición de los «talibanes 2.0»?), hasta Hamás. Todo ha sido una floritura de «no nos fijemos en el discurso, fijémonos en la práctica». Y ahora nos asombramos  cuando estos movimientos han puesto en práctica lo que habían estado predicando durante décadas.

Ahora, el mismo tipo de ceguera de buenas intenciones, impide comprender el cambio que se está produciendo en la sociedad israelí. Por supuesto, la cuestión israelo-palestina nunca ha sido puramente laica. Si lo hubiera sido, los primeros sionistas habrían aceptado la propuesta británica, respaldada por Theodor Herzl, de establecer un Estado nacional en una remota región de Uganda, en aquel momento casi una «tierra sin pueblo para un pueblo sin tierra», a diferencia de Tierra Santa. De haber sido así, la primera gran revuelta árabe no habría partido de las mezquitas. Esto quiere decir que la afirmación de que el conflicto israelo-palestino fue originalmente nacional debe tomarse con precaución.
En las últimas décadas, el componente religioso ha pasado a ser absolutamente preponderante. En un ejemplo de mal mimetismo, israelíes y palestinos se han perseguido mutuamente en una carrera hacia la cima hasta que el conflicto se ha convertido en un choque de absolutos. Cada parte señala con el dedo el extremismo de la otra. Pero cada parte se olvida de condenar la suya propia. Y deja cada vez menos espacio para la diversidad interna. En Israel, la guerra política que Netanyahu ha librado para su supervivencia mediante la reforma judicial hace tiempo que mutó en una guerra de cultura y religión.
En esta escalada, los movimientos fundamentalistas judíos han roto hace tiempo el cordón de seguridad que rodeaba ciertas páginas del Antiguo Testamento, con el resultado de que a la yihad islámica se opone ahora el herem (guerra de exterminio) del Antiguo Testamento. Este es uno de los aspectos más preocupantes de la guerra actual, en la que incluso un no creyente como Netanyahu, para quien lo que realmente cuenta es la nación israelí, es decir, una forma de mesianismo secularizado, acaba citando la Biblia y recitando la oración del soldado.
Para  un cristiano, un político que invoca un pasaje del Antiguo Testamento para justificar una acción militar, plantea un desafío mucho mayor que uno que invoca el Corán. Porque el Antiguo Testamento es parte directa de la revelación: la Iglesia primitiva condenó a Marción, que intentó deshacerse de él.
Se podría argumentar que en los versículos que siguen al citado por Netanyahu, el exterminio de Amalec no tiene lugar en realidad: Saúl y el pueblo no cumplen la orden profética. Pero este argumento duraría poco, de hecho muy poco, porque a medida que continuamos leyendo el Libro de Samuel, aprendemos que esta desobediencia por parte de Saúl se convierte en la razón de su caída.
Dejando a un lado el texto, podemos observar que los palestinos modernos no son los amalecitas. Cuando Tierra Santa fue conquistada por los musulmanes, estaba habitada no sólo por cristianos, sino también por comunidades judías, y de hecho, leyendo a los historiadores de la antigüedad tardía, uno tiene la impresión de que estas comunidades eran muy importantes. ¿Dónde fueron a parar? Al igual que sus homólogas cristianas, se fueron arabizando e islamizando poco a poco. Así que, escarbando, Netanyahu puede descubrir que en muchos de los llamados «amalecitas» palestinos cuyo exterminio pide, corre en realidad sangre judía. Y esto ya es algo en lo que pensar.

En Tierra Santa se está llevando a cabo toda una reescritura de la historia y la geografía que forma parte del proceso de deshumanización del adversario. Más radicalmente, sin embargo, en las páginas del Antiguo Testamento, hay un abandono progresivo primero de la praxis y luego de la teorización de la guerra de exterminio para abrirse, tras la catástrofe política del fin de la monarquía, a una visión en la que las naciones también encuentran su lugar junto al Pueblo. Este es el mensaje de los grandes profetas, que en los grupos fundamentalistas judíos se ignoran casi por completo, a pesar de que teóricamente se consideran parte de la revelación, en preferencia a las páginas más arcaicas de Jueces y Josué. Al final, es judaísmo Sansón matando a los filisteos, una escena muy de moda hoy en día, al igual que es judaísmo el comienzo de Isaías en el que la montaña del Templo del Señor se convierte en destino de peregrinación para «todas las naciones» y las espadas se convierten en rejas de arado, las lanzas en hoces (Is 2,2-4). En el Antiguo Testamento, la tendencia a superar la lógica exclusivista es clara, pero el proceso sigue abierto, el final está por escribir. Y ésta es precisamente una de las razones por las que los cristianos consideran la Biblia hebrea como un discurso a la espera de un cumplimiento, un drama en busca de un epílogo que desate sus nudos. Éste ha sido siempre el punto de discordia entre judíos y cristianos.
Durante milenios, la situación política ha hecho inoperantes las páginas más belicosas del Antiguo Testamento. Ahora que Israel se ha reconstituido como Estado , y cada vez más como Estado religioso, ya no puede eludirlas, del mismo modo que los musulmanes no pueden eludir la institución de la yihad. Lo primero que deberían hacer los actores no directamente implicados en esta guerra es explicar muy claramente adónde conduce el conflicto puramente religioso. Afortunadamente, algunos dirigentes de la región lo saben y lo tienen muy presente: en los últimos años, una parte del mundo árabe ha hecho un esfuerzo extraordinario para encontrar un modus vivendi con Israel. Pero no ha recibido nada a cambio en términos de un trato más humano para los palestinos (no hablemos de la cuestión de los dos Estados, muerta y enterrada en el suelo desde hace décadas). Fue ahí donde Hamás, con probable dirección iraní, golpeó con lúcida locura, exponiendo a los ojos del mundo entero la contradicción fundamental de un país, Israel, que querría normalizar las relaciones con sus vecinos sin abordar el problema de los palestinos, el gran mantra de Netanyahu, que se derrumbó estrepitosamente el 7 de octubre.
Además de votar a favor de un alto el fuego inmediato en Gaza, los europeos podrían regalar a los dirigentes de la región un buen libro sobre la Guerra de los Treinta Años. Para explicar que cuando el genio está fuera de la botella, cuesta mucho tiempo y esfuerzo volver a meterlo.

 

Artículo publicado en Oasis


Lee también: Israel pierde apoyos


¡Sigue en Twiter los artículos más destacados de la semana de Páginas Digital!

Noticias relacionadas

Todo nos parece una mierda
Mundo · Luis Ruíz del Árbol
El próximo 9 de junio se celebran las elecciones al Parlamento Europeo. Las encuestas pronostican un espectacular ascenso de la extrema derecha, y yo me pregunto por qué estos partidos encuentran en el electorado católico un valioso caladero de votos....
20 mayo 2024 | Me gusta 1
Los hombres que odiaban su tiempo
Mundo · GONZALO MATEOS
Se equivocan porque no miran la realidad, la que es, la que sucede. Sólo imponen su persona y su ideología. Porque lo que convoca atracción, lo que une, es la realidad, no nuestro poder o nuestras ideas personales....
17 mayo 2024 | Me gusta 6
Elecciones europeas: habitar nuestro tiempo
Mundo · Emilia Guanieri
Guarnieri, la que fue durante muchos años presidente del Meeting de Rimini, recurre a la propuesta contenida en el libro "Abitare il Nostro Tempo" (de Julián carrón, Charles Taylor y Rowan Willians) para afrontar el reto que provoca el “cansancio” de la política....
14 mayo 2024 | Me gusta 1
Israel no puede conseguir más en Gaza
Mundo · P. D.
La presión internacional se ha limitado hasta ahora a pedir que entrara la ayuda, en lugar de ampliarse para abarcar cuestiones como la reconstrucción y permitir que la población reanudara su vida....
7 mayo 2024 | Me gusta 0