Álvaro Uribe, un balance

Mundo · Óscar Ortiz Antelo
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
2 septiembre 2010
Álvaro Uribe gobernó Colombia durante ocho años, desde 2002 hasta 2010. Su gestión cambió la historia de Colombia y la de America Latina en su conjunto. Al mismo tiempo que combatió la guerrilla narcoterrorista, disminuyendo la violencia a niveles ínfimos y devolviendo la tranquilidad y seguridad a su pueblo, impulsó un crecimiento económico y social de los colombianos que hoy los coloca como la cuarta economía de Sudamérica y una de las democracias con mayor fortaleza institucional.

Su gestión se basó en tres pilares, la política de seguridad democrática, la política de atracción de inversiones y la promoción del progreso social. Acabó su gestión con alrededor del 80% de apoyo ciudadano, lo que muestra que la consecuencia también paga en popularidad y que en democracia se puede al mismo tiempo gobernar con autoridad en el marco de la ley, administrar responsablemente los recursos públicos y dar a la gente resultados que sean retribuidos con apoyo popular.

La política de seguridad democrática logró la desmovilización de las fuerzas paramilitares, obteniendo que más de 32.000 combatientes dejaran las armas. Al mismo tiempo, derrotó militarmente a las FARC, recuperando el control del territorio colombiano para el Estado y arrinconando a sus miembros en la selva con alrededor de una tercera parte de los miembros que tenían al inicio de su mandato.

El resultado se aprecia en la tranquilidad de la que hoy goza la sociedad colombiana. Los atentados terroristas casi han desaparecido, los secuestros han disminuido notablemente y la seguridad ciudadana dejó de ser un privilegio para convertirse en la característica común de la que hoy gozan la gran mayoría de los colombianos. Cualquiera que haya viajado a Colombia antes de 2002 y haya retornado en 2010 se llevará la impresión de que visitó otro país, pudiendo caminar libremente, donde antes sólo se veía temor en los rostros de la gente.

Estos avances en las condiciones de seguridad y una política económica seria y abierta a la internacionalización de la economía lograron que Colombia atrajera inversiones por más de 10.000 millones de dólares anuales, durante el último periodo, convirtiéndose en una economía dinámica y próspera que triplicó sus exportaciones, la gran mayoría con valor agregado, y que creció sostenidamente durante toda la década.

Su política social no fue menos agresiva. Se dedicaba a sus programas sociales con la misma pasión y entusiasmo con los que se entregó a la lucha antiterrorista. Su programa estrella, Familias en Acción, beneficia a tres millones de familias y alimenta a más de cinco millones de niños.

El presidente Uribe nunca buscó liderazgo internacional. No obstante, su Gobierno evitó que los movimientos guerrilleros continuaran creciendo en América Latina y paró al chavismo, movimiento al que contrarrestó hasta el último día de su mandato con la demanda presentada en contra de Chávez ante el Tribunal Penal Internacional. Sin ser colombianos, todos los demócratas latinoamericanos tenemos mucho por reconocerle y agradecerle.

Óscar Ortiz Antelo, ex presidente del Senado Nacional de la República de Bolivia

Noticias relacionadas

Marruecos. Crecen las ganas de laicidad
Mundo · Alessandro Balduzzi
Aunque el islam sigue influyendo de manera significativa en la vida política y social del país magrebí, desde hace años varias voces disidentes rechazan el papel de la religión y piden un estado laico...
12 mayo 2021 | Me gusta 1
El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2