Alta tensión en el partido republicano

Mundo · Riro Maniscalco
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 623
16 marzo 2016
Cada semana, supermartes en la cita electoral. Cambian los estados pero siguen los mismos, la incansable Hillary y el lenguaraz Donald, que siguen tocando sus trompetas, como si dijeran a los demás: ¿os rendís? Ha sido una semana muy animada, a veces incluso violenta.

Cada semana, supermartes en la cita electoral. Cambian los estados pero siguen los mismos, la incansable Hillary y el lenguaraz Donald, que siguen tocando sus trompetas, como si dijeran a los demás: ¿os rendís? Ha sido una semana muy animada, a veces incluso violenta.

El establishment republicano lo ha intentado todo para hacerse con las riendas de la batalla electoral. En un solo día transitaron por las televisiones estadounidenses más de 4.000 anuncios anti-Trump, cuatro mil spots de publicidad negativa, incluso denigrante. Y la violencia en torno al candidato menos ortodoxo no ha sido solo verbal. Pero a pesar de todo, o mejor dicho justo a causa de ello, Trump parece resucitar. No solo le votan los republicanos vocacionales, también los que son nuevos en participación política, los que habían dejado de votar hace años e incluso lo demócratas que están hartos del tran tran habitual o temen un posible aunque improbable giro socialista.

Y así llegamos a los resultados: Rubio, pulverizado por Donald en Florida, se rinde; Kasich triunfa en Ohio, pero es el único que todavía piensa que tiene algo que decir en estas primarias; Cruz solo puede librar un combate serio en Missouri, pero sigue proclamándose como la única alternativa posible a Donald Trump. El botín conseguido por Trump en Florida, Illinois y Carolina del Norte es enorme, pero podría no bastar.

La hostilidad de su partido todavía puede utilizar los complejos mecanismos de asignación de delegados. Trump podría llegar a la Convención Republicana sin los apoyos necesarios para cerrar la partida y callar a todos. Un problema que, si volvemos la mirada al otro bando, Clinton no debería tener. Sanders ha perdido en todas partes excepto en Missouri, ha quedado triturado. Ahora tendrá que decidir si se va voluntariamente o se lanza a la parrilla de las primarias que quedan. En todo caso se ha allanado bastante el camino que conduce a Hillary hacia la nominación.

Clinton ha sufrido bastante, ha tocado con los dedos su incapacidad para parecer auténtica (al menos, parecerlo), para querer y hacerse querer, pero ha logrado apoyos, voces y recursos en su partido. Todo lo contrario de Trump, que sigue impertérrito con su “cuanto más me critican, más me votan”. A él no le interesa el partido, solo le interesa “su” partido.

Noticias relacionadas

El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2
Hablarse de corazón a corazón
Mundo · Giovanna Parravicini
La historia favorece un tiempo nuevo, sobre todo en el diálogo interreligioso. Un tiempo de encuentros donde se puede hablar de corazón a corazón...
5 marzo 2021 | Me gusta 3