Algo más que problemas terminológicos

Cultura · Roberto de la Cruz
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
13 junio 2008
No es sorprendente que una chica de 31 años, empapada de la ideología posmoderna de su jefe y recién llegada al Gobierno, carezca de complejos al utilizar términos inexistentes en su primera comparecencia en el congreso. Más grave es ver cómo un político curtido es capaz de negar lo que acaba de afirmar apenas transcurridas 12 horas.

Está escrito en el diario de sesiones. El miércoles por la tarde en el Congreso, en respuesta a una interpelación formulada por Llamazares, el ministro de Economía señaló que "las medidas más importantes que venimos adoptando ante la crisis las empezamos al principio de la legislatura". Ayer jueves a Solbes lo esperaban los periodistas en la cámara baja. Era la primera vez que el vicepresidente utilizaba ese término para referirse a la situación económica de nuestro país. Había que preguntarle. "Yo he hablado de desaceleración siempre, incluso ayer. Lo único que hablé fue que había que prepararnos para la crisis pero en ningún momento hablé de crisis".

A mediodía, y después de reunirse con el presidente mexicano Felipe Calderón, Zapatero ofreció la clave. Da igual cómo calificar las situaciones. "Que cada uno lo haga como quiera". Es contradictorio. Un actor político -él lo sabe bien- no puede permitirse la licencia de utilizar expresiones que, aun siendo perfectos descriptores de situaciones como la que atraviesa nuestra economía, puedan alterar más los nervios de quienes las padecen.

Pero el verdadero problema que ahora tiene que afrontar el Gobierno no es precisamente el de encontrar cómo definir mejor el estado de nuestras cuentas. Mucho menos el de ofrecer nuevos términos a la Real Academia ni analizar si los hombres hemos variado en la masculinidad -pocas veces una ocurrencia había dado tantos titulares. La agenda cultural del Gobierno, que preveía impulsar la ideología de género desde el comienzo de la legislatura, se ha visto trastocada. Zapatero y su equipo se ven obligados a mirar la realidad y observar que el problema está en la calle. Se lo llevan diciendo cinco días en toda España. Hay gente a quien le cuesta más dinero trabajar que quedarse con el camión aparcado; que ven irrisorias las medidas que les proponen desde el Ejecutivo -con las que cada trabajador obtendría 163 euros-; y que sufren el régimen sancionador más duro de toda la Unión Europea. Bibiana, tu momento tendrá que esperar.

Noticias relacionadas

EncuentroMadrid. Más allá del optimismo, la esperanza
Cultura · Elena Santa María
Decía recientemente J.Á. González Sainz en este periódico que lo llenamos todo de ruido, los bares, las tiendas, las calles… pero “un alma está hecha de preguntas y de voces interiores, y si el alma está ensordecida por el ruido el alma no respira”. ...
15 octubre 2021 | Me gusta 3
Wittgenstein y el sentido de la vida
Cultura · Costantino Esposito
Hace cien años se publicaba su Tractatus logico-philosophicus. El filósofo vienés ponía en el centro de su reflexión el límite o la imposibilidad del decir. Solo cuando se acepta el límite del conocimiento se abre el discurso al Misterio. ...
6 octubre 2021 | Me gusta 2