Alfombras de guerra

Mundo · Giuseppe Frangi
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 1
8 septiembre 2021
Una de las riquezas tradicionales de Afganistán era el comercio de alfombras, pero sus motivos decorativos han cambiado mucho. ¿Será posible volver atrás?

Una de las riquezas tradicionales de Afganistán la garantizaba en el pasado el comercio de alfombras. Había muchas manufacturas de gran calidad, empezando por la de Herat, ciudad situada al noroeste del país donde se confeccionaban alfombras con adornos florales y figuras animales, así como maravillosos arabescos y cintas entrelazadas. Muchos museos occidentales se han disputado las manufacturas más antiguas, lo que demuestra su valor. Pero la escuela de Herat ya no existe y la tradición de las alfombras afganas, con el país doblegado por guerras e invasiones, se conserva en parte por los refugiados que han huido a Pakistán y que han ido modificando progresivamente los motivos iconográficos. Más que un cambio, en realidad ha sido un vuelco, madurado desde los tiempos de la invasión soviética a finales de los años 70. De hecho, las alfombras que ahora se producen en Afganistán van decoradas con armas y otros motivos de clara impronta bélica. Son las alfombras de la guerra. Durante todos estos años, el imaginario del pueblo se ha visto totalmente distorsionado como consecuencia de etapas interminables de violencia.

Demos un paso atrás. Tradicionalmente, los motivos decorativos que constituían la fascinación de las alfombras orientales eran motivos abstractos porque la cultura musulmana no admite motivos figurativos. Eran dibujos de gran equilibrio y belleza, que devolvían a esas alfombras el efecto que podían causar maravillosos oasis en el desierto. Occidente siempre ha quedado cautivado por su fascinación, hasta el punto de que frecuentemente las encontramos en grandes cuadros, acompañando incluso temas sagrados. Como decía un experto americano, David Carrier, “cuando se extienden sobre el suelo uno puede imaginarse recostado en un exuberante jardín creciendo a nuestro alrededor”. Estas grandes alfombras también eran símbolos de paz por antonomasia, como experimentó el artista italiano Alighiero Boetti, que hizo de Afganistán su patria adoptiva.

Pero ahora esa magia se ha esfumado. Sobre las alfombras que salen de las manufacturas afganas, pobres y sostenidas por el trabajo de mujeres y niños, encontramos kalashnikov, aviones, granadas, helicópteros y tanques. Alfombras que muestran ante nuestros ojos la huella de la larga tragedia de un pueblo. La repetición en serie de estos motivos da idea de cómo las armas se han convertido en protagonistas de su paisaje cotidiano. Tampoco hay mensajes políticos que separen las armas de los buenos de las de los malos. Aparentemente son neutras, como lo eran los motivos decorativos tradicionales, pero esa neutralidad nos pone ante una realidad devastadora.

Hoy sobre las alfombras de la guerra se juega una partida de cinismos opuestos. Por un lado el talibán, que acepta e incluso favorece esta mutación genética de manufacturas que pertenecían a la tradición islámica y que las han transformado en mensajeras de lógicas del terror. Por otro lado, el cinismo del mundo occidental, que las convierte en objetos de coleccionismo y de mercado. En realidad, las alfombras de la guerra solo son el desconcertante testimonio del drama de un pueblo.

Noticias relacionadas

Putin se llama Catalina
Mundo · F.H.
Sofía de An-halt-Zer-bst era su nombre. Pero de eso nadie se acuerda. Llegó con 15 años a Moscú, se convirtió al cristianismo ortodoxo y se cambió de nombre: se llamó Catalina. De ese nombre sí se acuerdan muchos porque fue Catalina la Grande. ...
25 enero 2022 | Me gusta 4
El invierno afgano
Mundo · Claudio Fontana
Un millón de niños muertos. Es la previsión del impacto del invierno en Afganistán que formuló la ONU en septiembre. Estamos en diciembre, el invierno ha llegado y empieza a hacerse notar....
22 diciembre 2021 | Me gusta 1
El corazón agudiza el ingenio
Mundo · Maurizio Vitali
“Hoy el mundo y Polonia necesitan hombres de corazón grande, que sirvan con humildad y amor, que bendigan y no maldigan, que conquisten la tierra con la bendición”. Esta frase es del polaco san Juan Pablo II, que la pronunció en 1999 y que ahora recordaba Francisco....
24 noviembre 2021 | Me gusta 3
La primacía del Derecho europeo
Mundo · Ángel Satué
“La cooperación entre naciones, por importante que pueda ser, no resuelve nada. Lo que hay que buscar es una fusión de los intereses del pueblo europeos, no solo mantener un equilibrio entre esos intereses”, dijo Monnet. ...
24 noviembre 2021 | Me gusta 3