A tiempo de evitar la debacle

Cultura · Cristian Serrano
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 246
10 marzo 2014
Las once jornadas de liga que restan para finalizar el campeonato se muestran para el F. C. Barcelona como semanas que definirán algo más que un año. Un periodo de la historia que parece estar pronto a punto de caducar.

Las once jornadas de liga que restan para finalizar el campeonato se muestran para el F. C. Barcelona como semanas que definirán algo más que un año. Un periodo de la historia que parece estar pronto a punto de caducar. La semana en que Puyol dice adiós, los azulgranas volvieron a mostrar una imagen pobre y apática que trasciende más allá de los puntos que distan del líder.

En el año en que el desconocido Tata Martino llegó a Barcelona para significar una transición definitiva, apareció Neymar para ser más una dificultad que un bien para la entidad. Lo cierto es que todo juega. El paso del tiempo, la lesión de Messi, las rotaciones y la falta de verdad en el caso Neymar con el padre del chaval como protagonista son datos que nos aproximan a la realidad actual  del club catalán.

Pero esto no puede acabar así. El dato más esperanzador es el tiempo. Quedan meses de competición y días para recuperar la moral y la mejor versión de los jugadores. Empezando por Xavi, quien vive la temporada más irregular desde que se hizo dueño del balón en el Barça. Algo similar ocurre con Iniesta y Messi. Martino habló de falta de ideas, también se necesita dibujo. Leo necesita de una referencia para moverse sin necesidad de caer a la mediapunta a recibir el balón. Ahí será decisivo Cesc. También Pedrito. El canario no entiende de crisis o fin de ciclo.

Para recuperar a Neymar serán necesarias tantas cosas… Desde sus propios compañeros que habrán mirado con recelo toda la realidad encubierta detrás de su fichaje. Su valor real, el sueldo, la figura de su padre no han debido sentar nada bien en el seno de la plantilla.

En tiempos de apatía y dejadez, toca recurrir a la mejor retórica para persuadir. Convencer de que todavía es posible hacer algo grande en la presente campaña. Tocará un largo tiempo de reflexión en verano para la recomposición de una plantilla que quedará mermada de algunos de sus estandartes más preciados.

Noticias relacionadas

Es cuestión de repetir
Cultura · Elena Santa María
Recientemente una querida amiga –también reciente– ha compartido este fragmento del libro Humano, más humano. Una antropología de la herida infinita de Josep María Esquirol. ...
24 junio 2021 | Me gusta 1
Ya no es tiempo de agoreros
Cultura · Francisco Medina
Sin ánimo de introspección, diría que han sido muchas etapas las que uno pasa como creyente –incluida la crisis de fe–: desde una fe militante al abandono tácito y el posterior reencuentro con la fe a través de personas de carne y hueso a las que uno sorprende viviendo de Algo más. ...
22 junio 2021 | Me gusta 3
Abatid los bastiones
Cultura · Fernando de Haro
Hace casi setenta años el más culto y quizá el mejor teólogo del siglo XX, Von Balthasar, vio la necesidad de escribir un libro con el mismo título que tiene este artículo: Abatid los bastiones. ...
21 junio 2021 | Me gusta 17
El movimiento del péndulo
Cultura · Alver Metalli
Se habla mucho del después de la cuarentena en América Latina, cuando la pandemia pueda ser, si no archivada, al menos domesticada. Es una perspectiva más o menos lejana según los países pero algunos ya imaginan cómo será el nuevo mundo, qué cosas dejaremos de hacer igual y qué cambiará...
18 junio 2021 | Me gusta 7