A propósito de Haití

Cultura · Alberto Fernández
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
19 enero 2010
El viernes 15 de enero, dos días después del terremoto sucedido en Haití, un periódico español (El Mundo) publicaba entre sus titulares de portada el siguiente: "Sin noticias de Dios en Haití". Su autora describía desde Miami la situación caótica que se estaba viviendo, a cientos de kilómetros, en la ciudad devastada de Puerto Príncipe.

Después de hacer un rápido recorrido sobre la historia de décadas de pobreza del pueblo haitiano, pasando de puntillas por el trabajo de las ONG instaladas en aquel trozo de isla caribeña, y haciendo un llamamiento a la comunidad internacional a la reconstrucción y ayuda del país y al reconocimiento del estatus de protección temporal para los haitianos detenidos en USA, concluía su artículo con la frase: "Amanece en Haití sin noticias de Dios".

A la mañana siguiente (sábado 16 de enero), el mismo rotativo me sorprendía con su titular "Milagro en la caldera del infierno". En este caso, el corresponsal del periódico en Haití explicaba de esta manera el hecho del rescate de un niño haitiano de los escombros derruidos, gracias a la ayuda de los bomberos españoles: "Lo atestiguaban ayer sus ojos llenos de tiniebla y polvo, cuando, también demasiado pronto, comprobó que los milagros existen. El rostro sucio y ensangrentado del pequeño Redjeson Hausteen fue un relámpago de luz en medio de la noche más negra".

Dos titulares, aparentemente no contrapuestos, y que en menos de 24 horas ponen de manifiesto cómo, en el fondo, deseamos a Dios pero, sin embargo, somos incapaces de reconocerlo cuando aparece en escena. Si bien el viernes se nos negaba la mayor, el sábado se nos lanza el órdago que demuestra que en esta baza de cartas, de nuevo, Él lleva todos los ases en la mano (que no en la manga). Sin embargo, seguimos sin ser capaces de reconocerLe, aunque en el fondo le echamos de menos.

¿De dónde ese relámpago de luz? ¿Por qué llamar milagro a este hecho deseado pero no asegurado? Me pregunto cuáles son las noticias que esperamos recibir de Dios o, de otra forma, qué milagros esperamos contemplar para reconocer que "Él existe porque actúa". El Jesús de los evangelios nos "hartó" de milagros y de pan, y sin embargo eso no fue suficiente para matarle. Hoy vuelvo a mirar la foto del bombero español rescatando al pequeño Redjeson Hausteen (http://www.elmundo.es/america/2010/01/15/noticias/1263564352.html) y, de nuevo, no puedo dejar de reconocer la mirada conmovida del agraciado bombero ante la imagen divina del niño. Hoy sí hay noticias de Dios en Haití.

Noticias relacionadas

Actualidad de Augusto del Noce
Cultura · Carlos Hoevel y Salvatore Muscolino
Del Noce, desde los años inmediatamente posteriores a la Segunda Guerra Mundial, ha intentado superar determinadas posiciones de una mayoría en el mundo católico de la época, encaminadas a rechazar tout court cualquier diálogo con la modernidad tanto en su vertiente filosófica como en...
27 enero 2022 | Me gusta 0
Dostoyevski y la belleza que salva
Cultura · Adriano Dell'Asta
“La belleza salvará al mundo”. Este aforismo de Dostoyevski se ha repetido tantas veces que casi suena aburrido, y sobre todo corre el riesgo de resultar fuera de tono e inaceptablemente simplista en tiempos tan duros como estos. ...
19 enero 2022 | Me gusta 1
Epifanías en la villa miseria
Cultura · Lucio Brunelli
En relación con el número de habitantes, Argentina ha tenido más muertos por covid que Italia e incluso que Brasil. Más de cien mil víctimas –y siguen aumentando– en una población de 44 millones de habitantes. ...
14 enero 2022 | Me gusta 2
La ciudad armoniosa
Cultura · Jesús de Alba
Leer a Péguy es siempre una sorpresa. Corrige las imposturas. Para Péguy cada individuo es un sujeto cívico, capax civitatis, un ciudadano, un conciudadano. Todo ciudadano debería ser considerado como "próximo", pŕójimo, sin que hubiera ningún exiliado o excluido de la "ciudad armoniosa", de...
12 enero 2022 | Me gusta 2