A propósito de Haití

Cultura · Alberto Fernández
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
19 enero 2010
El viernes 15 de enero, dos días después del terremoto sucedido en Haití, un periódico español (El Mundo) publicaba entre sus titulares de portada el siguiente: "Sin noticias de Dios en Haití". Su autora describía desde Miami la situación caótica que se estaba viviendo, a cientos de kilómetros, en la ciudad devastada de Puerto Príncipe.

Después de hacer un rápido recorrido sobre la historia de décadas de pobreza del pueblo haitiano, pasando de puntillas por el trabajo de las ONG instaladas en aquel trozo de isla caribeña, y haciendo un llamamiento a la comunidad internacional a la reconstrucción y ayuda del país y al reconocimiento del estatus de protección temporal para los haitianos detenidos en USA, concluía su artículo con la frase: "Amanece en Haití sin noticias de Dios".

A la mañana siguiente (sábado 16 de enero), el mismo rotativo me sorprendía con su titular "Milagro en la caldera del infierno". En este caso, el corresponsal del periódico en Haití explicaba de esta manera el hecho del rescate de un niño haitiano de los escombros derruidos, gracias a la ayuda de los bomberos españoles: "Lo atestiguaban ayer sus ojos llenos de tiniebla y polvo, cuando, también demasiado pronto, comprobó que los milagros existen. El rostro sucio y ensangrentado del pequeño Redjeson Hausteen fue un relámpago de luz en medio de la noche más negra".

Dos titulares, aparentemente no contrapuestos, y que en menos de 24 horas ponen de manifiesto cómo, en el fondo, deseamos a Dios pero, sin embargo, somos incapaces de reconocerlo cuando aparece en escena. Si bien el viernes se nos negaba la mayor, el sábado se nos lanza el órdago que demuestra que en esta baza de cartas, de nuevo, Él lleva todos los ases en la mano (que no en la manga). Sin embargo, seguimos sin ser capaces de reconocerLe, aunque en el fondo le echamos de menos.

¿De dónde ese relámpago de luz? ¿Por qué llamar milagro a este hecho deseado pero no asegurado? Me pregunto cuáles son las noticias que esperamos recibir de Dios o, de otra forma, qué milagros esperamos contemplar para reconocer que "Él existe porque actúa". El Jesús de los evangelios nos "hartó" de milagros y de pan, y sin embargo eso no fue suficiente para matarle. Hoy vuelvo a mirar la foto del bombero español rescatando al pequeño Redjeson Hausteen (http://www.elmundo.es/america/2010/01/15/noticias/1263564352.html) y, de nuevo, no puedo dejar de reconocer la mirada conmovida del agraciado bombero ante la imagen divina del niño. Hoy sí hay noticias de Dios en Haití.

Noticias relacionadas

Ya no es tiempo de agoreros
Cultura · Francisco Medina
Sin ánimo de introspección, diría que han sido muchas etapas las que uno pasa como creyente –incluida la crisis de fe–: desde una fe militante al abandono tácito y el posterior reencuentro con la fe a través de personas de carne y hueso a las que uno sorprende viviendo de Algo más. ...
22 junio 2021 | Me gusta 0
Abatid los bastiones
Cultura · Fernando de Haro
Hace casi setenta años el más culto y quizá el mejor teólogo del siglo XX, Von Balthasar, vio la necesidad de escribir un libro con el mismo título que tiene este artículo: Abatid los bastiones. ...
21 junio 2021 | Me gusta 16
El movimiento del péndulo
Cultura · Alver Metalli
Se habla mucho del después de la cuarentena en América Latina, cuando la pandemia pueda ser, si no archivada, al menos domesticada. Es una perspectiva más o menos lejana según los países pero algunos ya imaginan cómo será el nuevo mundo, qué cosas dejaremos de hacer igual y qué cambiará...
18 junio 2021 | Me gusta 7
Vivir de algo más grande
Cultura · Jesús de Alba
Me gustaría comunicar lo que he aprendido durante este extraordinario periodo de la pandemia sanitaria con la que llevamos ya un año largo. Ha sido un periodo fructífero para entender más y mejor de qué está hecha la vida y cómo vivirla mejor, a la estatura de lo humano....
11 junio 2021 | Me gusta 8