A propósito de Dios y el César

Mundo · Jorge E. Traslosheros (Ciudad de México)
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
1 marzo 2010
Cada vez que algún cristiano cuestiona alguna decisión del gobierno de turno, como sucede ahora en la Ciudad de México, de inmediato se alza alguna voz para recordarle aquella sentencia del Evangelio sobre Dios y el César.

Obvio es decir que la frase de Jesús es utilizada por los políticos y sus "ideólogos", por igual articulistas que pensadores, para descalificar y mandar callar a las voces disidentes que osan hablar desde su fe religiosa. Me queda claro que, quienes tal argumento enarbolan, no comprenden el significado de aquellas palabras del Nazareno. Bien harían en leer el Evangelio de vez en cuando y con cuidado, así fuera para tantearle el agua a los camotes y medir bien lo que dicen. Al escuchar la famosa frase un cristiano entiende, por lo menos, dos cosas.

Primero, que César no es Dios, como no lo son ni el Estado, ni quienes lo manejan. Lo dispuesto por los gobernantes de turno, ya sean de "derecha", de "izquierdas" o de "atinada centro izquierda" (como se autodefine el PRI en México) y sin importar la moda ideológica a la cual se afilien, son asuntos de seres humanos. Por lo mismo, cuando contravienen el orden natural de las cosas, vale decir, el derecho natural, cometen una injusticia que es legítimo resistir y denunciar, al tiempo de proponer formas distintas de proceder conforme a la verdad, de manera pacífica y por medios legítimos. Para nuestro tiempo esto quiere decir, en España, México o cualquier parte del mundo, fortalecer la convivencia democrática.

Segundo, aquellas palabras también significan que Dios es Dios, no un monigote que podamos acomodar a las modas del momento. Cuando Jesús fue cuestionado sobre temas decisivos para cualquier sociedad, lo que sucedía todo el tiempo, como la sacralidad de la vida y del matrimonio, la relevancia de la familia, la dignidad de la mujer, los niños, las viudas, los huérfanos, la paternidad de Dios, el derecho que asiste a la persona religiosa de manifestarse públicamente, es decir, cuando Jesús fue cuestionado en lo que define nuestra humanidad, siempre con gestos y palabras pidió ejercer la libertad y volver la vista a Dios -que eso es la conversión- con el fin de tomar un curso de acción que se conformara a su voluntad. Jamás, ni cuando su vida estuvo en riesgo, dijo cosas como: "miren muchachos, mejor dejemos que eso lo defina Herodes o el César, o ya Pilatos, nosotros no debemos intervenir en cosas públicas así que mejor nos vamos a rezar a la sinagoga, no sea que se molesten los políticos". Si tal hubiera dicho, ¿qué falta hacía crucificarlo? Peor aún, ¡para qué tomarse la molestia de resucitar!

Quienes gustan de usar la frase sobre Dios y el César deberían reflexionar en que fueron pronunciadas como un acto de rebeldía contra el César y Herodes. Que fue un acto de protesta contra los "politicazos" de ayer y hoy que, sintiéndose dioses, o por lo menos divinos, se empeñan en inventar un mundo a la medida de sus caprichos. El Nazareno nunca mandó callar a sus discípulos, que conste.

Noticias relacionadas

Marruecos. Crecen las ganas de laicidad
Mundo · Alessandro Balduzzi
Aunque el islam sigue influyendo de manera significativa en la vida política y social del país magrebí, desde hace años varias voces disidentes rechazan el papel de la religión y piden un estado laico...
12 mayo 2021 | Me gusta 1
El “regalo” que una generación de jóvenes pide a la política
Mundo · Filippo Campiotti
Esta carta se publicó originalmente en Il Sussidiario el 23 de marzo. Es la carta de un joven ingeniero que propone una nueva forma de hacer política. Aunque se refiere a la política italiana, lo que dice es muy pertinente también para la política española....
6 abril 2021 | Me gusta 3
El realismo de la fraternidad
Mundo · Michele Brignone
La visita del Papa a Iraq ha sido una inyección de esperanza para una población probada durante décadas de guerra. Frente a los males del país, Francisco ha señalado el camino del desarme de los corazones...
24 marzo 2021 | Me gusta 3
El Papa y el islam. Tres pilares de un magisterio
Mundo · Andrea Tornielli
Un hilo conductor une los discursos de Bakú, El Cairo y Ur, señalando la necesidad de una auténtica religiosidad para adorar a Dios y amar a los hermanos, y de un compromiso concreto por la justicia y la paz...
21 marzo 2021 | Me gusta 2