15 años y un día

Cultura · Víctor Alvarado
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
10 junio 2013
Los españoles tenemos la suerte de poder contar con tres grandes directoras como Isabel Coixet, Iciar Bollaín y Gracia Querejeta junto a un grupo de jóvenes realizadoras con un futuro prometedor.

La citada Querejeta estrena la esperada 15 años y un día después de un largo periodo trabajando en televisión, lo que ha favorecido que esta película tenga más ritmo, debido a la rapidez con la que se trabaja en ese medio. A esta cineasta la recordamos por Héctor, ganadora del Premio ¡Bravo! y 7 mesas de billar francés ganadora de dos Goya siempre acompañada de por su escudero-guionista David Planell, aunque en este caso lo ha escrito con Santos Mercero, hijo de Antonio Mercero. Esta obra viene respaldada por cuatro Biznagas del Festival de Málaga (película, guión, música y crítica). Es un homenaje a su padre, Elías. Y es que la familia es una de las grandes preocupaciones, de lo que se deduce de sus declaraciones a la prensa y de los argumentos de sus producciones.

La película tiene un nivel altísimo, siendo muy dinámica porque siempre ocurre algo interesante. Se ajusta a la realidad y explica el pensamiento de los jóvenes postmodernos desorientados que necesitan la atención de sus padres. La cinta es excelente, pero yo hubiera desarrollado algunas tramas secundarias, ya que hubieran enriquecido el relato.

El reparto lo encabezan dos estrellas del panorama nacional como Maribel Verdú y Tito Valverde, que interpreta como los grandes de Hollywood, no teniendo nada que envidiar a los veteranos Anthony Hopkins o Sean Connery. El protagonista es el joven Arón Piper, que ya participó en la profunda Maktub. Trabaja bien y, como dato curioso, es el autor e intérprete del rap que se puede escuchar en los créditos.

El tema principal del film es la importancia de la comunicación en la familia para limar las posibles diferencias entre los miembros de la misma. La historia de amor de los chavales es inocente y elegante, en la que se mantienen conversaciones de una gran belleza y ternura como aquella de la importancia y el atractivo de las manos en una relación. Finalmente, la valentía, la búsqueda de la verdad, el humor y el perdón también forman parte importante de una cinta con aroma a Goya y, por qué no, posible candidata a los Oscar a película de habla no inglesa.

Noticias relacionadas

EncuentroMadrid. Más allá del optimismo, la esperanza
Cultura · Elena Santa María
Decía recientemente J.Á. González Sainz en este periódico que lo llenamos todo de ruido, los bares, las tiendas, las calles… pero “un alma está hecha de preguntas y de voces interiores, y si el alma está ensordecida por el ruido el alma no respira”. ...
15 octubre 2021 | Me gusta 3
Wittgenstein y el sentido de la vida
Cultura · Costantino Esposito
Hace cien años se publicaba su Tractatus logico-philosophicus. El filósofo vienés ponía en el centro de su reflexión el límite o la imposibilidad del decir. Solo cuando se acepta el límite del conocimiento se abre el discurso al Misterio. ...
6 octubre 2021 | Me gusta 2