Viva la República catalana: ¿cuela?

España · Francisco Pou
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 113
28 octubre 2015
La portavoz del PSC catalán, Eva Granados, decía ayer que quizá sea el error más grave desde la recuperación del autogobierno. Albiol, del Partido Popular de Cataluña, habla de un “golpe de estado sin armas”, en los mismos términos que Ciutadans. La “casi proclamación”, el “viva la República catalana” de la presidenta del Parlament en su toma de posesión esta semana sólo ha servido para agrandar la brecha. Pero la brecha no sólo entre los catalanes, sino entre los mismos independentistas.

La portavoz del PSC catalán, Eva Granados, decía ayer que quizá sea el error más grave desde la recuperación del autogobierno. Albiol, del Partido Popular de Cataluña, habla de un “golpe de estado sin armas”, en los mismos términos que Ciutadans. La “casi proclamación”, el “viva la República catalana” de la presidenta del Parlament en su toma de posesión esta semana sólo ha servido para agrandar la brecha. Pero la brecha no sólo entre los catalanes, sino entre los mismos independentistas.

La semana empezaba en Cataluña con una imagen que hace pocos años parecía imposible: la Policía Nacional, en plena Avenida del General Mitre, registraba el domicilio de Jordi Pujol con un despliegue aparatoso que reunió a muchos curiosos enviando sus “selfies”. Hablar de Pujol en Cataluña es hablar de un padre de la patria. Todo un monarca retirado. Cuando la “leyenda” del 3% empieza a ser una evidencia, el despliegue del fiscal levanta una gran duda sobre la administración autonómica, la de Jordi Pujol y la de su sucesor Artur Mas, en la cual hay todavía protagonistas de la trama. Pero no pasa nada. Parece que en Cataluña somos ya capaces de digerir cualquier caso; así de dormida está la conciencia política, que prefiere leyendas míticas sobre una épica nación, que nunca tuvo rey ni estado, a conocer la verdad de qué es lo que pasa con sus líderes y su dinero.

Efectivamente, puede que se trate del error más grave desde la transición. Las consecuencias jurídicas son nulas, igual que si Forcadell, que así se llama la aspirante a Agustina de Aragón, lanza vivas al ratoncito Pérez. La República catalana no existe, y no hay reacción jurídica posible ante un gesto tan vacío. No hay “materia” para la Guardia Civil. Pero sí que ha contribuido a dos cosas. Primero, a que los diputados separatistas se separen a su vez en dos bandos, por la “precipitada” andanada al aire mientras muchos ven imprescindible un referéndum. Y segundo, que los catalanes nos acostumbremos a todo. Mientras Rajoy sigue esperando confiando en solucionar el problema sólo con la ley en la mano, los catalanes vemos cómo se va urdiendo la separación a base de hechos consumados. Rajoy habla del Tribunal Constitucional y de economía; decía esta semana que “la economía es todo, es la vida”. Y en Cataluña el idioma es la fantasía. Dos lenguajes que nunca se encuentran.

No hablamos de hipótesis cuando calificamos la mentalidad dominante del discurso nacionalista de “fantasía”. Sé que parecerá de comedia; pero hoy mismo, la presidenta de los Transportes de Barcelona, Mercedes Vidal, justificaba que la gente se cuele en el metro y autobús, “que es caro”. No sé si algún concejal defenderá también los hurtos en los comercios, cara a la Navidad. O si defenderán la fortuna de los Pujol. Lo que sí está claro es que la gran “colada” de la independencia está “colándose” a fuerza de imponerse a la realidad y muchos lo ven, trastada tras trastada, ya como una fatalidad. El afecto y la Historia, por muy tranquilo que esté Rajoy, no se consiguen con una pareja de la Guardia Civil o la Policía Nacional. Por mucho que sea lo legal.

Noticias relacionadas

La libertad más allá de los moralistas
España · F.H.
La pandemia, mira por dónde, ha vuelto a poner de moda la palabra libertad. En realidad para nosotros, la gente moderna, la palabra libertad siempre ha estado de moda, ha sido quizás la palabra esencial, la más importante, la que más nos ha hecho vibrar. ...
12 mayo 2021 | Me gusta 4
Un mena: 4.700 euros
España · C.M.
Lo que más me entristeció de ese día fue tener la tentación de mirar hacia otro lado. ...
3 mayo 2021 | Me gusta 5
Aprender de la crisis para descubrir lo que nos une
España · Ignacio Carbajosa
A veces es necesario un ejercicio de razón, ligado a la memoria, para sorprender en acción “eso que nos acomuna”, de modo que podamos caer en la cuenta de que es mucho más real, concreto y digno de atención que las descalificaciones que gratuitamente lanzamos de un bando a otro. ...
28 abril 2021 | Me gusta 33