QUI TACET CONSENTIRE VIDETUR

España · PaginasDigital
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 947
4 mayo 2014
En aspectos como el homosexualismo político, la presión llega a ser irritante, y en algunas ocasiones, nociva para aquel que ejerce cabalmente sus derechos constitucionales –libertad de pensamiento, de conciencia y de expresión.

Afirma un viejo aforismo jurídico latino que quien calla parece consentir. Ese viejo aforismo parece interpelarnos hoy en día a muchos que nos negamos a aceptar las distorsiones de la realidad que intentan obligarnos a aceptar los adalides de la corrección política, cuya dictadura intenta imponer un pensamiento único, hasta el punto de que debería llamarse más bien coerción política.

En aspectos como el homosexualismo político, la presión llega a ser irritante, y en algunas ocasiones, nociva para aquel que ejerce cabalmente sus derechos constitucionales –libertad de pensamiento, de conciencia y de expresión.

Por eso yo seguiré diciendo a quien quiera escucharme que el matrimonio entre personas del mismo sexo es una gran aberración. Que el tema no está ni mucho menos zanjado tras la lamentable sentencia de nuestro Tribunal Constitucional de noviembre de 2012, en la que, al hilo de lo que denomina una “lectura evolutiva de la Constitución” se permite definir el matrimonio en unos términos que confirman su desaparición en nuestro sistema jurídico, aun a pesar de conservarse el nombre.

Seguiré diciendo que reconocer a dos personas del mismo sexo la capacidad de contraer matrimonio entre sí no supone en modo alguno otorgar nuevos derechos, porque todos tenían antes de la Ley de 2005 el mismo derecho a casarse reconocido en el artículo 32 de la Constitución: el derecho a casarse con una persona del otro sexo. Por eso, jamás se ha tratado en realidad de reconocer a nadie un derecho del que injustamente era privado por la ley.

Seguiré diciendo que la desaparición del matrimonio –pues sus notas básicas de heterosexualidad, unidad, estabilidad y apertura a la vida han desaparecido de nuestro sistema legal- supone un inmenso perjuicio para el conjunto de la sociedad en general y muy particularmente para los hijos.

Y seguiré diciendo lo que durante milenios ha servido para que la especie humana se desarrolle, y alcance la plenitud y la felicidad de cada una de las personas que la integran: que los niños necesitan para su desarrollo armónico tener a su lado durante su etapa de crecimiento, a la figura materna y paterna, la referencia masculina y femenina. Privarles de ello arbitrariamente es causarles un daño objetivo. Y, es más, el niño, que no ha pedido ni elegido venir a este mundo, tiene derecho a que sus padres se quieran, a verlo, a notarlo, y a comprobarlo. El amor de sus padres entre sí será su principal alimento y fundamento educativo. Su felicidad y su éxito en la vida adulta dependerá muchas veces de ello.

Para acabar quiero recordar aquella frase de Edmund Burke, que debe hacernos meditar: “Cuando la tolerancia supera ciertos límites deja de ser una virtud”.

Noticias relacionadas

¿Reformar la Constitución?
España · Javier Folgado
Hagamos un ejercicio sobre algunos de los temas que más urgen en España y que tendremos que afrontar en los próximos años: ...
9 diciembre 2021 | Me gusta 2
La libertad, Sancho…
España · Gabriel Richi Alberti
Con motivo del 80 cumpleaños del cardenal Angelo Scola el 6 de noviembre, la edición francesa de la revista Communio ha publicado un número especial para rendirle homenaje, donde se incluye este artículo...
5 noviembre 2021 | Me gusta 2
El video del homenaje a Mikel Azurmendi
España · PD
Ya puedes ver el video del homenaje organizado por Páginas Digital junto con la Fundación Pablo VI con el título “Un hombre de razón y corazón abiertos” ...
29 octubre 2021 | Me gusta 1