Por más que te digan: no es el enemigo

Mundo · Juan Carlos Hernández
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
15 mayo 2013
En los últimos años eldescrédito de partidos políticos, instituciones y sindicatos han aumentadoconsiderablemente. Pero una cosa es que algunos políticos o sindicalistas, enuna proporción más o menos alta, hayan cometido abusos, delitos o errores, yotra cosa es que la política o el sindicalismo no pueda ser un arte noble ynecesario.

Sería interesantereflexionar sobre cuál es el origen de nuestro desencanto sobre la política. ¿Vienedel escándalo por la corrupción?, la cual no es exclusiva de la clase políticao de los sindicatos o ¿viene de poner la esperanza en algo que tiene suslimitaciones y que no sustituye a la iniciativa de la persona?

Centrándonos en estaocasión en el tema de los sindicatos su falta de independencia económica es unade la razones de esta mala imagen. Sería conveniente  buscar formulas quepermitan la autofinanciación que siempre es una receta sana para evitar ciertosclientelismos.

Los grandes sindicatostienen dos grandes taras que a veces dificultan una concepción más adecuada desu labor necesaria.

Por un lado, unavisión negativa del trabajo como si este fuera un castigo divino. Sin embargo,la experiencia del hombre muestra que el trabajo no solo es un bien por unacuestión económica sino que además uno crece, construye algo útil, se expresa,…en el trabajo. El paro no es solamente un problema económico. Un joven reciéngraduado con ganas de comerse el mundo y que no encuentre trabajo es un gran dramapersonal.

Por otra parte, unavisión marxista que hace que se vea al empresario como a un enemigo. Es justoluchar por unas condiciones de trabajo dignas pero partir del dato que el otroes un enemigo con la que se entiende la lucha de clases nubla el entendimiento.

Comentaba en uno desus libros el célebre empresario francés Francois Michelin que una vez estandocon su abuelo en la oficina aparecieron unos huelguistas. Su abuelo le dijo "Tedirán que esa gente es mala, pero no es verdad". Michelin afirmaba que lo quedecía su abuelo era verdad Y que la lucha de clases produce una perezaintelectual que evita plantearse las auténticas cuestiones.

Noticias relacionadas

El voto y la rabia
Mundo · Javier Folgado
Europa ha suspirado aliviada ante la victoria de Macron en Francia ante las dudas que suponía el europeísmo de Le Pen en un contexto marcado por la amenaza rusa. ...
11 mayo 2022 | Me gusta 2
Una lección desde Ucrania
Mundo · Giorgio Vittadini
Primero la crisis financiera, luego el peligro del terrorismo, después el Covid-19 y ahora, cuando la pandemia parecía menos agresiva, la guerra. Parece que los desastres colectivos nunca tienen fin, y traen una sensación de derrota casi inevitable....
5 mayo 2022 | Me gusta 3
Francia y el sentido posmoderno
Mundo · Ángel Satué
En la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas se palpa el sentir de la Nación francesa. Las primeras preferencias del ciudadano francés. En la segunda vuelta, en cambio, se piensa en términos de mal menor, algo no muy de la diosa Razón pero que coloca presidentes en el Elíseo....
22 abril 2022 | Me gusta 4
Ver la belleza despierta el corazón
Mundo · Emilia Guarnieri
Estamos hechos para la belleza. ¿Pero con qué ánimo podemos hablar de belleza en medio de la guerra de Ucrania? ¿Qué puede arrancarnos de la nada?...
20 abril 2022 | Me gusta 2