Mumford and Sons, canciones como cometas

España · Quique Chuvieco
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
3 octubre 2013
Una voz bronca y desesperada saliendo de las tripas de Marcus Mumford se une al coro de sus tres compañeros para recorrer las aristas del revitalizado folk inglés realizado por los componentes de este cuarteto y de otros intérpretes. Los Mumford and Sons batean en tonos altos sus convencionales instrumentos de cuerda hasta desparramarse en hermosos y dramáticos cantos de vida.

"Llora por ti mismo, mi hombre,

Nunca serás lo que hay en tu corazón,

Llora pequeño hombre león,

No eres tan valiente como al principio

Piensa en ti mismo y vete al fondo" (Traducción de Patrick Maher)

Así comienza Little Lion Man, uno de sus hit más aplaudidos en su Inglaterra natal y en Australia en su primer trabajo, Sigh no more, grabado en 2009, ramillete de doce canciones henchidas de sentimiento y fuerza, y transitadas en cadencias lentas lideradas por la voz de Marcus y combinadas con un ritmo endiablado de cuerdas en tonalidades altas de guitarras acústicas, banjos, contrabajo, acordeón, teclados y las gargantas al unísono del resto de componentes.

La coralidad del grupo es una de sus señas de identidad en esta banda con semblanza familiar que no es tal ya que los apellidos no acompañan, al completarse con Winston Marshall (voz, banjo, dobro), Ben Lovett (voz, teclados, órgano), Dwane Ted (voz, contrabajo).

Persiguen la sencillez y olisquean la raíz de la vida como animales de campo. The cave comienza con unos acordes casi infantiles, a los que siguen lentos fraseos vocales de Marcus que se ligan con las otras voces al subir el primero el registro y terminar explotando con el contundente bateo sostenido de los instrumentos de cuerda.

En Winter winds, la melodía es la protagonista al abrir con un acordeón y una trompeta que vertebran recurrentemente todo el tema al que se va adhiriendo el resto de parafernalia de la banda, todo lo contrario que en White blank page, escenario idóneo para la entrega casi mística de la garganta de Marcus.

El cuarteto se formó a finales de 2007, año que contó también con una auténtica primavera de grupos y cantantes folk en Londres, como Laura Marling, Johnny Flynn, Jay Jay Pistolet y Noah and The Whale, que fueron naciendo a la sombra de las prolíficas escuelas de música de San Pablo y King's College School.

De estética rural y con mensajes "espirituales", los Mumford and Sons han crecido gracias al boca a boca de los círculos musicales no comerciales, y también de las redes sociales, que reconocen la originalidad y frescura de sus propuestas, que aportan sonoridades más sinceras y atrevidas a un panorama musical estándar demasiado inmovilista y ramplón.

Cabe celebrar, por tanto, la aparición de los Mumford, así como la del montón de solistas y bandas que podemos conocer en cantidad de blogs, como "Ruta norteamericana" de Fernando Navarro, o el que nace de la inquietud de amigos que buscan y comparten trozos de cielo con la música, como Inés, a la que le doy las gracias por acercarme a estos, por una vez, maravillosos ingleses.

Y como la mejor muestra es un botón, id a http://www.youtube.com/watch?v=lLJf9qJHR3E  para oír y ver la interpretación de Little Lion Man en youtube. Después me contáis, si os deja el nudo en la garganta.

Noticias relacionadas

Joseba Arregi. Un abrazo para la eternidad
España · Juan Carlos Hernández
“Todos compartimos esa base de debilidad, de sufrimiento, de dolor, de ser contingentes, de tener que morir. Desde ahí podemos encontrarnos unos a otros”. Hace unos meses escribía esto para nuestro periódico nuestro querido amigo Joseba Arregi, que ha fallecido en Bilbao tras una larga y dura...
15 septiembre 2021 | Me gusta 3
El estado anímico del votante
España · Javier Folgado
A pesar de todas sus diferencias ideológicas, a María, Jesús, Daniel, Laura les preocupan más o menos las mismas cosas en su día a día....
2 julio 2021 | Me gusta 6
Un perdón real y verdadero genera memoria democrática
España · Francisco Medina
En este mundo en que vivimos, el espacio intermedio en el que cada uno de nosotros hace acto de presencia, inter-accionamos. Ejercemos nuestra posibilidad de actuar, fruto de una decisión nuestra, y podemos generar un mundo más humano… o no. Para bien o para mal, nuestras acciones pueden generar...
1 julio 2021 | Me gusta 6