Entrevista a Alfonso Bullón de Mendoza, catedrático de Historia

Los mártires renuevan la Iglesia

España · María Borrero
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
8 julio 2013
El catedrático de Historia del CEU, Alfonso Bullón de Mendoza, comenta para www,paginasdigital.es las circunstancias en la que se produce la predicación relatada por la película Un Dios prohibido.

La película Un Dios prohibido ha puesto en el centro de la actualidad la persecución religiosa del año 36. ¿Qué provocó esa persecución?

La persecución religiosa que tiene lugar en España a partir de 1936 no es sino la continuación de la comenzada en 1931 por la política agresivamente laica de la Segunda República. De episodios tales como la quema de conventos de mayo de 1931, realizada ante la pasividad de las autoridades, se pasó a la matanza de religiosos en la revolución asturiana de 1934, y a la masacre masiva de 1936.

¿Cuál es el origen histórico de la violencia de los años 30?

La causa, como me contó en su día un antiguo combatiente comunista, es muy sencilla: el sacerdote decía que era más difícil que un rico entrara en el reino de los cielos que un camello por el ojo de una aguja, por lo que los pobres eran felices a pesar de ser pobres, pues ellos irían al reino de los cielos. Así era imposible hacer la revolución, motivo por el cual había que acabar con la religión, que era el opio del pueblo. El anticlericalismo predicado por buena parte del liberalismo radical español de la época no hizo sino agravar el problema.

La persecución religiosa se produce, sobre todo, en los primeros momentos de la guerra. ¿Es responsabilidad sobre todo de los milicianos?

En la persecución religiosa que tiene lugar durante la guerra participan, de una u otra forma, todas las formaciones que integraban el Frente Popular, salvo sus aliados del PNV. Las matanzas de sacerdotes y religiosos disminuyen a lo largo del conflicto por diversos motivos, tales como que ya se había matado a muchos y por tanto quedaban muchos menos a los que poder asesinar o que los supervivientes se habían ocultado como habían podido. Además el Gobierno de la República no pudo menos que ser sensible a la gran presión internacional ante estas matanzas de mujeres y hombres indefensos, lo que llevó a casos tan curiosos como el ocurrido en Barcelona poco antes de que cayese en manos nacionales, donde se celebró en público el entierro católico de un capitán de gudaris.

¿Qué valor histórico tiene el testimonio de los mártires?

La sangre de los mártires supone una renovación de la vida de la Iglesia, que saca fortaleza de su fe para resistir a situaciones como la habida en España durante la Segunda República y la Guerra Civil.

Noticias relacionadas

El estado anímico del votante
España · Javier Folgado
A pesar de todas sus diferencias ideológicas, a María, Jesús, Daniel, Laura les preocupan más o menos las mismas cosas en su día a día....
2 julio 2021 | Me gusta 5
Un perdón real y verdadero genera memoria democrática
España · Francisco Medina
En este mundo en que vivimos, el espacio intermedio en el que cada uno de nosotros hace acto de presencia, inter-accionamos. Ejercemos nuestra posibilidad de actuar, fruto de una decisión nuestra, y podemos generar un mundo más humano… o no. Para bien o para mal, nuestras acciones pueden generar...
1 julio 2021 | Me gusta 5
Nacionalismo, Freud y principio de realidad
España · Ángel Satué
Ser español. Una identidad nacional que es premisa fundamental en mi persona. Verdadera. Compruebo que me corresponde. Como respirar y comer, como amar y soñar. ...
25 junio 2021 | Me gusta 3