Jara critica a Uribe, sin el cual no estaría libre

Mundo · John Michael Heittman (Medellín)
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
16 febrero 2009
Tras pasar sólo unas horas tras su liberación, Alan Jara destapó la caja de los truenos con unas declaraciones que están causando polémica entre la sociedad colombiana. Con expresiones como "el temor no ha sido que la guerrilla me mate. El temor ha sido que el Gobierno me haga matar" y "Uribe no hizo nada por la libertad de nosotros", Alan Jara se coloca, sin ayuda de nadie, en la diana de los periodistas. En medio del debate por la reelección presidencial y el acuerdo humanitario, la polémica no ayuda de cara a las nuevas liberaciones que están por venir.

No hay duda de que todos nos alegramos por el regreso a la libertad de Alan Jara, pero muchos empiezan a sentirse molestos por la actitud del ex gobernador tras su liberación. La rueda de prensa posterior a su llegada a Villavicencio estuvo cargada de frases que podríamos catalogar como mínimo de inoportunas. Las afirmaciones de Jara han causado indignación en un amplio sector de la población, que no entiende cómo alguien que acaba de ser liberado con la ayuda del Gobierno puede acusarle horas después de no hacer nada por ellos. "La actitud del presidente Uribe no ha ayudado para nada a que se produzca un intercambio humanitario (…). Lo digo con claridad, siento de todo corazón que Uribe no hizo nada por la libertad de nosotros", dijo el ex gobernador durante la rueda de prensa en el club Meta. Más adelante aseguro que temió por su vida, ya que el Gobierno bombardeaba campamentos de las FARC, y eran los guerrilleros quienes los sacaban para que no los mataran en dichos bombardeos.

Es necesario recordar que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) están reconocidas como organización terrorista, tanto por EE. UU. como por la Unión Europea. También es necesario recordar que la República de Colombia se encuentra en estado de Guerra contra las FARC, y que se trata de una guerra civil contra una organización terrorista que cuenta con aproximadamente 7.000 efectivos (se han desmovilizado 50.000 terroristas en los años de gobierno de Álvaro Uribe Vélez entre todos los grupos del país, y hubo una época en la que se calcula que las FARC sobrepasaron los 30.000), divididos en unidades anfibias, terrestres e incluso aéreas. Es necesario recordar que en Colombia operan varias organizaciones terroristas parecidas a las FARC, en cuanto a ideologías y métodos de actuación; y otras tantas contrarias en ideología (Bloque Cacique Nutibara, Águilas Negras, Autodefensas Gaitanistas, Organización Nueva Generación, Llaneros de Casanare) pero que actúan de una forma parecida. Además, se trata de una organización que tiene redes en varios países, entre ellos Alemania, Suiza, Canadá, EE.UU, Ecuador, Venezuela, Brasil, Costa Rica, Argentina y México. Es imposible saber si el grupo de terroristas que está acampado en medio de la selva, en un sector concreto, son paramilitares o guerrilleros, de las FARC o del ELN, etc. Si bien es cierto que no se debe bombardear a ciegas, también es cierto que no se sabe en qué ubicación están los secuestrados. Y por otro lado, no se puede desaprovechar la oportunidad de atacar a un enemigo que ha producido tanta pobreza, muerte y destrucción a tanta gente inocente como las FARC. No se puede pretender que en medio de una guerra, y haciendo uso del legitimo derecho a defender la soberanía del Estado y la seguridad del país, no se bombardee a un enemigo que lleva cincuenta años desangrando un país.

También es impactante oír que el Gobierno de Álvaro Uribe no ha hecho nada por los secuestrados. Puede llegar a ser incluso considerado como injurias y calumnias. Si no fuera por Uribe, no se habría producido la Operación Jaque, no se habrían desmovilizado tantos terroristas, no se habrían paralizado las operaciones militares en las zonas de liberación, no se habría dado un empujón al Plan Colombia, no se habría implementado la Política de Seguridad Democrática, no se habría dotado de más recursos al GAULA (a día de hoy una de las unidades antisecuestro y antiterrorista de elite más reconocidas del mundo) y no estaría en libertad y en su casa Alan Edmundo Jara Urzola, que a los cinco minutos de ser liberado ya estaba increpando al Gobierno.

No quiero hacer defensa aquí de Uribe, pues si bien el país es más seguro, socialmente es un desastre. Pero hay que ser justos con el Gobierno de Colombia, que ha colaborado con estas liberaciones, aun a sabiendas de lo que conllevaría: declaraciones como éstas.

Al día siguiente, Alan Jara intentó matizar cada una de sus declaraciones, que bien valen un vistazo por youtube, intentando calmar los ánimos. Pero cuando destapas la caja de los truenos hay que tenerlo muy claro, porque luego resulta bastante complicado cerrarla.

Noticias relacionadas

Es hora de salir del conflicto entre occidentalismo e islamismo
Mundo · Michele Brignone
El vigésimo aniversario del 11-S coincide con el fracaso occidental en Afganistán, un fracaso más cultural que político y militar. Estos dos hechos imponen una reflexión sobre la relación entre Occidente y el mundo musulmán....
24 septiembre 2021 | Me gusta 2
El futuro del avispero afgano (parte III)
Mundo · Ángel Satué
Tras analizar los planos ideológico y estratégico, conviene hacer un ejercicio de cierta prospectiva, pues se prevé que la zona va a quedar inestable por décadas....
23 septiembre 2021 | Me gusta 2
El “nuevo” gobierno talibán de Afganistán
Mundo · Claudio Fontana
Tras conocer la composición del nuevo gobierno talibán en Afganistán, a pesar de que han prometido que será provisional, ya hemos podido ver que, contra lo que habían anunciado, es todo menos “inclusivo”....
21 septiembre 2021 | Me gusta 0
América se enroca (parte II)
Mundo · Ángel Satué
Después de analizar el plano estratégico en el artículo titulado “La retirada de América”, el autor se adentra en el estimulante plano ideológico....
17 septiembre 2021 | Me gusta 2