Guerra incivil en el avispero libio

Mundo · Justo Lacunza
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
23 marzo 2011
La intervención militar de los aliados en Libia ha agitado mucho el avispero enfurecido del país norteafricano. Si es verdad que la decisión ha llegado demasiado tarde, podemos decir también que los cazas franceses han impedido que las fuerzas de Gadafi tomaran la ciudad de Bengasi. Esto hubiera significado que el grito de libertad, dignidad y derechos hubiera quedado sofocado y definitivamente enterrado. Pero al menos se ha evitado que la horrenda matanza continuase en la capital de los insurgentes y opositores al régimen despótico del clan Gadafi. Porque ahora son sus hijos quienes llevan la riendas del "combate hasta la última gota de sangre".

Con una variante: "casa por casa, calle por calle, callejón por callejón". ¿Será esto una exageración o realmente están dispuestos a todo? Los gurús árabes y occidentales de la política confabulan y tiran la manta para su lado. Entre el "no" y el "sí" a la guerra. Muchos han cambiado chaquetas y lenguaje. El escenario del conflicto ha cambiado después del ataque aéreo y este hecho complica la guerra libia que tiene demasiados perfiles.

En primer lugar, no podemos dividir el país en dos regiones territorialmente hablando. Porque en la Tripolitania y el Fezzan hay quienes siguen ciegamente al dictador y hay quienes están en contra. Hablar de dos facciones quiere decir que los enfrentamientos mortales continúan entre los seguidores encallecidos del tirano y los valientes opositores a su régimen de terror.

En segundo lugar, la astucia de los estrategas de Gadafi ha sido mezclar a los milicianos, militares y mercenarios entre la población de las ciudades. Esto complica las soluciones a la hora de la recomposición política de Libia tan necesaria para la economía, la estabilidad y la convivencia. No faltarán los baños de sangre y los ajustes de cuentas en aldeas y barrios.

En tercer lugar, los líderes occidentales han condenado formalmente la dictadura de Gadafi. Le han dicho que tiene que marcharse porque está en el lado equivocado de la historia. Pero, desde el Departamento de Estado (USA) afirman que "no van detrás de Gadafi". Entonces, ¿a quién iba dirigido el misil lanzado por las fuerzas británicas contra la fortaleza de Gadafi en Bab al-Aziziyya? La guerra incivil en Libia se ha convertido en la nueva marea en las agitadas aguas del Mediterráneo. El "mar blanco". Como lo llaman en África del Norte.

Justo Lacunza es rector emérito del Instituto Pontificio de Estudios Árabes e Islamistas

Noticias relacionadas

La violencia nunca es la última palabra
Mundo · Pierluigi Banna
Este año Pentecostés no solo se celebró en la iglesia de San Francisco en Owo (Nigeria) sino que se “consumó”. El martirio, que nunca debe buscarse directamente, siempre representa un reclamo potente al verdadero sentido de Pentecostés, no solo para los cristianos sino también para quien...
17 junio 2022 | Me gusta 1
Elecciones legislativas francesas: LIF y 3i
Mundo · Ángel Satué
En Francia hay elecciones legislativas este fin de semana. Una nueva primera vuelta, en un país que viene dividido de serie de las elecciones presidenciales, y que se dividirá aún más políticamente si en cada circunscripción se va a una segunda vuelta, pues en estas se vota para que otro no...
10 junio 2022 | Me gusta 2
En el mundo irreal de Putin, cualquier mentira vale
Mundo · Adriano dell'Asta
En los días que siguieron a la invasión de Ucrania se planteó muchas veces el tema de su posible justificación, una cuestión incluida en el orden del día por el mismo Putin, con una relectura de la historia que tiene unas características digamos que un poco fantasiosas pero que permiten sin...
24 mayo 2022 | Me gusta 0
El voto y la rabia
Mundo · Javier Folgado
Europa ha suspirado aliviada ante la victoria de Macron en Francia ante las dudas que suponía el europeísmo de Le Pen en un contexto marcado por la amenaza rusa. ...
11 mayo 2022 | Me gusta 2