Guerra incivil en el avispero libio

Mundo · Justo Lacunza
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 0
23 marzo 2011
La intervención militar de los aliados en Libia ha agitado mucho el avispero enfurecido del país norteafricano. Si es verdad que la decisión ha llegado demasiado tarde, podemos decir también que los cazas franceses han impedido que las fuerzas de Gadafi tomaran la ciudad de Bengasi. Esto hubiera significado que el grito de libertad, dignidad y derechos hubiera quedado sofocado y definitivamente enterrado. Pero al menos se ha evitado que la horrenda matanza continuase en la capital de los insurgentes y opositores al régimen despótico del clan Gadafi. Porque ahora son sus hijos quienes llevan la riendas del "combate hasta la última gota de sangre".

Con una variante: "casa por casa, calle por calle, callejón por callejón". ¿Será esto una exageración o realmente están dispuestos a todo? Los gurús árabes y occidentales de la política confabulan y tiran la manta para su lado. Entre el "no" y el "sí" a la guerra. Muchos han cambiado chaquetas y lenguaje. El escenario del conflicto ha cambiado después del ataque aéreo y este hecho complica la guerra libia que tiene demasiados perfiles.

En primer lugar, no podemos dividir el país en dos regiones territorialmente hablando. Porque en la Tripolitania y el Fezzan hay quienes siguen ciegamente al dictador y hay quienes están en contra. Hablar de dos facciones quiere decir que los enfrentamientos mortales continúan entre los seguidores encallecidos del tirano y los valientes opositores a su régimen de terror.

En segundo lugar, la astucia de los estrategas de Gadafi ha sido mezclar a los milicianos, militares y mercenarios entre la población de las ciudades. Esto complica las soluciones a la hora de la recomposición política de Libia tan necesaria para la economía, la estabilidad y la convivencia. No faltarán los baños de sangre y los ajustes de cuentas en aldeas y barrios.

En tercer lugar, los líderes occidentales han condenado formalmente la dictadura de Gadafi. Le han dicho que tiene que marcharse porque está en el lado equivocado de la historia. Pero, desde el Departamento de Estado (USA) afirman que "no van detrás de Gadafi". Entonces, ¿a quién iba dirigido el misil lanzado por las fuerzas británicas contra la fortaleza de Gadafi en Bab al-Aziziyya? La guerra incivil en Libia se ha convertido en la nueva marea en las agitadas aguas del Mediterráneo. El "mar blanco". Como lo llaman en África del Norte.

Justo Lacunza es rector emérito del Instituto Pontificio de Estudios Árabes e Islamistas

Noticias relacionadas

Democracia y mundo árabe
Mundo · Wael Farouq
Las dificultades a las que se enfrenta la democracia para encontrar derecho de ciudadanía en el mundo árabe tienen su origen en visiones parciales, defensivas, de posiciones contrapuestas entre distintas corrientes de pensamiento. Un conflicto interpretativo que pierde de vista el corazón, la...
29 junio 2021 | Me gusta 2
Sigue siendo el tiempo de la persona
Mundo · Giovanna Parravicini
Caso Navali, caso Protasevic, el pensamiento único sigue ejerciendo represión, pero a pesar de ello en Rusia, en algunas personas, se abren paso “milagros” de apertura...
16 junio 2021 | Me gusta 3
Para no morir de régimen
Mundo · Giovanna Parravicini
Con una variante: "casa por casa, calle por calle, callejón por callejón". ¿Será esto una exageración o realmente están dispuestos a todo? Los gurús árabes y occidentales de la política confabulan y tiran la manta para su lado....
23 mayo 2021 | Me gusta 2
Marruecos. Crecen las ganas de laicidad
Mundo · Alessandro Balduzzi
Aunque el islam sigue influyendo de manera significativa en la vida política y social del país magrebí, desde hace años varias voces disidentes rechazan el papel de la religión y piden un estado laico...
12 mayo 2021 | Me gusta 2