El valor de la paz. El caso mexicano

Mundo · Diego I. Rosales Meana
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 417
30 julio 2013
La ciudad ha nacido, desde la Antigüedad, para compensar una cierta desproporción de violencia que existe entre los hombres. Vivir juntos ha implicado inventar un orden expresado en una ley que permita sobre todo dos cosas: que el florecimiento de nuestras capacidades y expresiones culturales tenga un medio común de realización y que la injusticia que nos cometemos tenga, en nombre del bien, un límite.

La ciudad ha nacido, desde la Antigüedad, para compensar una cierta desproporción de violencia que existe entre los hombres. Vivir juntos ha implicado inventar un orden expresado en una ley que permita sobre todo dos cosas: que el florecimiento de nuestras capacidades y expresiones culturales tenga un medio común de realización y que la injusticia que nos cometemos tenga, en nombre del bien, un límite.

En México esos límites han sido sobrepasados desde hace mucho tiempo y es posible decir, sin temor a exagerar, que estamos viviendo una guerra civil. Desde hace aproximadamente diez años, lo que era una natural  –aunque no por natural menos horrorosa– connivencia entre el gobierno, el narcotráfico y los ciudadanos ha salido de madre, han muerto ya decenas de miles de personas y no parece ser que haya posibilidad de justicia al respecto. Al menos en el estado de Michoacán –aunque también en algunas comunidades de Guerrero– las víctimas se han visto obligadas a formar policías comunitarias para defenderse del narcotráfico. Y no es que los cárteles lleguen a tirotear así sin más a la gente en la plaza (aunque también).  El problema es que estos cárteles se han apoderado de las vidas de esas personas a través de la extorsión sistemática: los productores de aguacate y de limón deben pagar al narco para que puedan transitar por las carreteras; los ganaderos han de pagar por cada vaca que vendan y los tortilleros lo mismo por cada kilo de tortillas. El drama ha excedido todo límite de indignación cuando la extorsión no ha de ser pagada con dinero sino con mujeres. Señoras, jóvenes, niñas, entregadas al narco a cambio del derecho de caminar por la calle. Si una víctima iba a hacer una denuncia, aparecía muerta a los pocos días junto a advertencias amenazantes. El gobierno es parte del crimen.

Considero que una de las primeras acciones que hay que emprender contra el mal es hablar de él. El silencio es cómplice. La sensibilidad frente al mal es la primera herramienta para combatirlo. Y los mexicanos nos estamos acostumbrando a ver personas muertas, convertidas en estadística y en noticia, como si sus historias pudieran ir a parar, sin ningún problema, a un túmulo construido por la desidia.

En 1915, Martín Luis Guzmán escribía que  “el interés de México es resolver el problema de su existencia normal como pueblo organizado, lo cual le impiden barreras de incapacidad moral.” Revolucionario, Guzmán lamentaba que la imaginación del mexicano fuera incapaz de pensar en otra fórmula que ésta, tan bárbara: “he ahí lo que, a cambio de nuestro bienestar material, se ofrece a la nación mexicana, que sufre las consecuencias deplorables de una perversión moral: la paz a costa de la corrupción y el crimen sistemáticos.” Lamentablemente, después de cien años, seguimos carentes de imaginación. No otra cosa ha hecho el PRI sino sistematizar el crimen. Hoy, lo pagamos. Y el valor de la paz, su costo, sigue siendo la imbecilidad y la inmoralidad de quien tiene que hacerse cargo de ella.

Noticias relacionadas

La violencia nunca es la última palabra
Mundo · Pierluigi Banna
Este año Pentecostés no solo se celebró en la iglesia de San Francisco en Owo (Nigeria) sino que se “consumó”. El martirio, que nunca debe buscarse directamente, siempre representa un reclamo potente al verdadero sentido de Pentecostés, no solo para los cristianos sino también para quien...
17 junio 2022 | Me gusta 1
Elecciones legislativas francesas: LIF y 3i
Mundo · Ángel Satué
En Francia hay elecciones legislativas este fin de semana. Una nueva primera vuelta, en un país que viene dividido de serie de las elecciones presidenciales, y que se dividirá aún más políticamente si en cada circunscripción se va a una segunda vuelta, pues en estas se vota para que otro no...
10 junio 2022 | Me gusta 2
En el mundo irreal de Putin, cualquier mentira vale
Mundo · Adriano dell'Asta
En los días que siguieron a la invasión de Ucrania se planteó muchas veces el tema de su posible justificación, una cuestión incluida en el orden del día por el mismo Putin, con una relectura de la historia que tiene unas características digamos que un poco fantasiosas pero que permiten sin...
24 mayo 2022 | Me gusta 0
El voto y la rabia
Mundo · Javier Folgado
Europa ha suspirado aliviada ante la victoria de Macron en Francia ante las dudas que suponía el europeísmo de Le Pen en un contexto marcado por la amenaza rusa. ...
11 mayo 2022 | Me gusta 2