El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos

Cultura · Víctor Alvarado
COMPARTIR ARTÍCULO Compartir artículo
| Me gusta 599
23 diciembre 2014
Peter Jackson siempre será recordado por las dos adaptaciones-trilogías que ha hecho de J R R Tolkien, la profunda mitología cristiana de El señor de los anillos y la entretenida aventura de El Hobbit, ambas rozando el sobresaliente. Con esta última ha estirado el chicle todo lo que ha podido (la economía es la que manda), una práctica muy habitual en los últimos años. El cineasta ha tenido que recurrir a apuntes y anexos del autor para completarla, pues la novela no supera las 300 páginas

Peter Jackson siempre será recordado por las dos adaptaciones-trilogías que ha hecho de J R R Tolkien, la profunda mitología cristiana de El señor de los anillos y la entretenida aventura de El Hobbit, ambas rozando el sobresaliente. Con esta última ha estirado el chicle todo lo que ha podido (la economía es la que manda), una práctica muy habitual en los últimos años. El cineasta ha tenido que recurrir a apuntes y anexos del autor para completarla, pues la novela no supera las 300 páginas

El realizador explicó a Fotogramas lo que nos íbamos a encontrar en esta tercera entrega: “Se trata de un thriller psicológico con escenas de acción espectaculares y una estructura narrativa ajustada al milímetro. Hay pocas películas de suspense que duren casi tres horas y esta es de la que estoy más orgulloso”. No obstante, aunque suene contradictorio, la mayor virtud y el mayor defecto, según se mire, se encuentra en que las escenas de una alta carga dramática se desarrollan con mucha parsimonia, mientras que las batallas gozan de demasiado dinamismo, alargándose en exceso, con lo que se rompe el equilibrio.

El reparto lo forman Ian McKellen, Richard Armitage, Luke Evans que interpreta a un importante personaje como el bardo, ya que estamos ante uno de los principales héroes de esta tercera entrega junto con el indiscutible Martin Freeman.

Esta producción invita a pensar sobre la auténtica amistad, entendida no solo como un sentimiento sino como un sacrificio por el otro. El amor de pareja tiene mucho que decir, pues no banaliza el término, haciendo honor a la frase de un cantante que decía que el amor no es amor si no causa dolor. Por otra parte, como resulta lógico en los textos del citado autor católico, se destaca la idea de que el poder corrompe y que las personas están por encima de cualquier riqueza material.

Finalmente, queremos destacar que estas películas están muy conseguidas, las dos primeras más que esta última. Sin embargo lo más importante es acercarse a las obras del escritor y a los analistas de este genio de la literatura anglosajona para comprender el mensaje tan positivo que esconde dentro.

Noticias relacionadas

Methol Ferré, un “realista utópico” que no pierde actualdiad
Cultura · Alver Metalli
En noviembre de 2009 moría Alberto Methol Ferré, historiador y filósofo uruguayo, “tomista silvestre”, como se definía a sí mismo bromeando sobre su afán por devorar libros. También le calificaron como “un realista utópico”, una definición bastante exacta....
2 diciembre 2021 | Me gusta 1
Chesterton contra los contadores de historias
Cultura · Antonio R. Rubio Plo
Para ser buen periodista es una pequeña antología de artículos de Gilbert Keith Chesterton, publicada por CEU ediciones, que resulta una lectura imprescindible para periodistas y aprendices de periodistas, pero también para cualquiera que asuma con nobleza el arte de la comunicación. ...
30 noviembre 2021 | Me gusta 1
Sciascia y las novelas sin culpables
Cultura · Joshua Nicolosi
Normalmente, las novelas policiacas acaban con los casos resueltos, los culpables castigados y el orden restablecido. Pero aquí pasa más bien lo contrario, y parece que nada es más huidizo y engañoso que la verdad...
28 octubre 2021 | Me gusta 1